LA FE

0
502

Hoy en día muchos han perdido la fe, ésta es una palabra de dos letras pero sumamente importante, es un fruto del Espíritu Santo según Gálatas Capitulo 5:22, además la biblia dice: la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve, si tuviésemos fe como un granito de mostaza que no haríamos en esta vida tan agitada en la que vivimos, unos se entristecen y ya no quieren seguir adelante por equis motivo, se desaniman, pero déjame decirte que Jesucristo te ama.

Él es la solución a cualquier problema y situación en la que estés pasando, todos en esta vida necesitamos de Dios no hay nadie que diga que no necesita del Todopoderoso, si tenemos fe también tendremos paz en nuestro corazón. La Paz es un Don de Dios, no es ausencia en medio del conflicto, es presencia de un estado distinto que sobrepasa el conflicto sin apartarnos de él.

Ya que el valiente no es aquel que no siente miedo, sino aquel que lo enfrenta dignamente, así le tiemblen las rodillas. Acompañemos la fe, con el amor, con la paz, el gozo, la paciencia, la benignidad, y la bondad.

El señor desea que fortalezcamos nuestra fe, que le creamos con todo el corazón, por encima de nuestra razón y conocimiento; la palabra del Señor es verdadera y podemos confiar en todo lo que él hace, no podemos permitir que la dureza de las malas experiencias endurezcan tu interior, debemos mirar lo que no se ve, mirar tu victoria por medio de los ojos de la fe, es lo único que nos sostiene en cualquier situación, a veces buscamos que nos sostenga el conocimiento pero es imposible lograrlo sin fe.

Cuando nuestro conocimiento y sentimientos se oponen a la fe, estamos en problemas. ¡Cree en el Señor! Dios está haciendo cosas transformadoras, acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro; las tormentas hacen que los arboles echen raíces más fuertes, no hay razón para que nos inquietemos, no hay razón para que nos preocupemos, debemos poner nuestra confianza en Dios, solo a él debemos alabarle.

Lic. Marielos Ivette Salinas.

No hay comentarios

Dejar respuesta