El Sexo y Dios dentro del matrimonio

0
441

POR JULY DE SOSA 

Gran número de personas Cristianas. Luchan con el placer sexual que está permitido tener dentro del matrimonio, por crear sus propias reglas para este. Ignorando lo que Dios piensa al respecto.

En el principio conocido como el Génesis 2: 24.Encontramos que la unión sexual, fue ordenada por Dios   luego que creará a Eva de la costilla de Adán. Desde el momento que fue Dios el creador de la unión sexual, debemos entender que es “buena” , porque la voluntad de Dios es ¡Agradable y perfecta! Y esa unión debe de ser placentera para ambos y gozarlo tal y como Dios quiere que se haga, en el libro de los consejos encontramos un capítulo entero dedicado a los hombres y a su comportamiento sexual con su esposa. Proverbios 5:1-23. Aunque Dios comienza diciendo “hijo mío” y en los versos siguiente advierte al hombre de un adulterio,  también las mujeres tenemos allí una guía a seguir para satisfacer el deseo sexual de nuestro esposo. Note que el verso 19 dice: Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.

Claramente vemos en ese verso que como mujeres debemos preocuparnos por hacer de ese momento un deleite, dejando afuera de la habitación toda vergüenza, y miedo al placer. En la mayoría de las consejerías matrimoniales, cuando el problema es su sexualidad, los hombres se quejan que sus mujeres tienen muchos “tabús” en cuanto a lo que deben o no hacer en el acto. Y las mujeres se quejan de que sus maridos no tienen “pudor” al hacerlo. Lo cierto es que las parejas que no logran un acuerdo en su intimidad, es porque en la mayoría de los casos tienen actitudes equivocadas y enfoques defectuosos en cuanto al sexo. 1 de Corintios 7:5 dice: la actividad sexual debe de ser por mutuo consentimiento… Tenemos permiso de Dios de “disfruta el sexo con nuestro cónyuge” y buscar en el,   satisfacer nuestro placer, siempre y cuando “ambos” estemos de acuerdo para hacerlo.

Yo defiendo el hecho de usar el poder que tienen las palabras en este, y en cualquier tema donde necesitemos un acuerdo. La comunicación es clave para lograr satisfacción sexual en nuestro matrimonio.

Si usted está pasando momentos de infelicidad en la intimidad con su pareja sea hombre o mujer. Le invito a que busque dentro de usted, e   identifique en que está usted fallándole al derecho que a su vida matrimonial le fue otorgado por Dios para el deleite sexual. Reconozca sus debilidades y decida hacer un borrón y cuenta nueva en su intimidad. Presente todos sus temores y reglas sexuales a Dios y pídale que su Santo Espíritu le convenza que la unión sexual se trata de buscar la satisfacción de su cónyuge y la suya, para hacer de ese acto algo deleitoso y no sufrido.

Recuerde, hebreos 13:4 dice: Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal.

¡ viva en esta semana una segunda luna de miel!

No hay comentarios

Dejar respuesta