Agradando a todos perdemos lo valioso

0
167

Hace un par de años tenía una filosofía infundada que giraba en función de ser grato para todos, y bajo ese esquema caminaba día tras día con el afán de no quedar mal, no hacer sentir incomodo a nadie, diciendo si a todo, accediendo a todas las solicitudes y en extremos traicionando mis ideales, todo por quedar bien.

¿Qué se gana con ello?, solo el hecho de dar vueltas y vueltas en el mismo lugar, unos han de compartir tu visión y se aferraran con pasión, pero para otros serás la burla y considerarán que no se puede alcanzar, que el sueño que tienes no es factible en tus posibilidades y “probablemente no están equivocados”, porque muchos Goliat solo miran a David pero no a quien le acompaña.

La diplomacia es familiar cercano de la hipocresía, no estoy hablando de ser prepotente, ni déspota porque justo ese es el otro extremo aquellos que viven sin pelos en la lengua, eso no necesariamente es decir la verdad sino más bien imprudencia, me refiero al hecho de no cambiar nuestro rumbo o acomodarnos según al entorno, es que el éxito no radica en quedar bien con todos, si no mantenernos en nuestro llamado cueste lo que cueste.

El ser visionarios y pertinentes en nuestro propósito no nos va a alejar de la unidad, no somos una maquina arrolladora que se ha de subir en los demás bajo el esquema que el fin justifica los medios, eso es falta de ética, somos entes capaces de tomar buenas decisiones que sean visibles con los resultados, no tenemos que estar de acuerdo en todo, está en nuestro ADN tener una identidad, no podemos vagar por el mundo en busca de ser aceptados, debemos estar enfocados. Siempre el propósito nos mantendrá vivos, debemos buscar en nuestro diario vivir el respaldo y la aprobación de Dios, quien a través de su hijo Jesús plasmó el molde a seguir, bajo la integridad, el amor y otros principios que debemos pregonar siempre.

La unidad es consecuencia de tener inquietud de una vida mejor, sea esta espiritual o material, pero no es estar de acuerdo en todo, es caminar juntos por un bien común o por algo que impactará de forma positiva a otros, dejemos de buscar donde no hay y comencemos por renovar nuestra manera de pensar, no menospreciemos a los demás, y no nos detengamos por lo que digan los demás, porque agradando a todos perdemos lo valioso.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta