¿Por qué deberíamos matricular a nuestros hijos en un colegio Cristiano?

0
236

La decisión como padres de familia al momento de elegir el colegio ideal para la educación de nuestros hijos es de vital importancia, pues se necesita analizar los beneficios que la institución ofrece. Teniendo claro que actualmente nuestros niños y niñas necesitan basarse en los principios cristianos para tener un futuro prometedor.

Definitivamente, la influencia espiritual en un colegio influye mucho en su forma de enseñanza y es por ello que los colegios Cristianos ofrecen un ambiente de espiritualidad real.

Sin dejar de lado la educación como tal, pues un colegio Cristiano evangélico, al igual que otras instituciones enseña los contenidos que exige el ministerio de educación con la diferencia en su forma de aplicarlo. Es por eso que hoy te traemos una lista de los beneficios que se reciben al estudiar en un colegio cristiano:

•Guían al niño y niña en su desarrollo con temor a Dios
•Fortalecen actitudes y habilidades ante la sociedad
•A través de la palabra de Dios fortalecen sus capacidades para enfrentarse al mundo actual.
•Educan generando actitudes positivas
•Propician la práctica de valores
•Personal altamente capacitado
•Inculcan Disciplina y responsabilidad.

“Un estudiante disciplinado no solamente adquiere conocimientos, sino que adquiere conocimientos en un proceso establecido de antemano por alguien más, de forma tal que cultiva su mente y su carácter”.

Como adultos sabemos lo primordial que resulta ampliar nuestra visión de ver la vida, es por eso que en un colegio Cristiano desde los primeros grados o niveles, se les enseñan prácticas ministeriales lo que resulta muy enriquecedor, pues se prepara a los alumnos a conocer la historia bíblica y poco a poco bajo ese parámetro entienden lo que Dios tiene preparado.

Se cultiva humildad y gratitud, esta es una de las razones más fuertes ya que se le tiene que instruir a nuestros niños y jóvenes el don de ser humildes en todo los aspectos de su vida tal y como ha sido Jesús, y ser agradecidos y que mejor forma de hacerlo mediante la convivencia; que ellos día con día puedan aplicar lo que se les transmite.

Adicional a esto, no se puede dejar de mencionar a los maestros que con todo su profesionalismo están dispuestos a enseñar con amor Cristiano. Personas que son capaces de inspirar a sus alumnos a través de la sabiduría que proyectan.

No hay comentarios

Dejar respuesta