El Bocado diario para tu espíritu

0
359

POR JULY DE SOSA

Por todos es sabido que el alimento diario es el combustible que permite a nuestro cuerpo desarrollar cada una de las diferentes actividades, y los expertos en nutrición recomiendan que esa ingesta sea rica en frutas y vegetales, para el funcionamiento optimo de nuestro cuerpo. Cuando por diferentes causas tenemos falta de ese alimento perdemos fuerza, salud, energía, y vitalidad.

¿Sabías que? Tú espíritu y el mío también necesita alimentarse para desarrollarse y poner alto a los planes del enemigo de nuestra alma “Satanás”. Ese alimento es la palabra escrita de Dios y es nuestra responsabilidad prestarle la importancia que tiene para nuestro ser. Ya que a falta de ese alimento somos presa fácil del enemigo, y de nuestra propia humanidad. Muchas personas me han dicho que leer la Biblia les resulta confuso y aburrido, y otras más dicen que leen la palabra de Dios para que les de “sueño” cuando tienen insomnio. Esto último es más lamentable porque la palabra de Dios dice que ha sido escrita para que conozcamos la verdad, y esa verdad nos haga ¡libres! Y no para que reconciliemos el sueño.

Es comprensible el hecho que quienes no entienden lo que leen, se sientan aburridos y desalentados a hacerlo. Por fortuna existen hoy en día sitios con ese conocimiento, donde podemos asistir para ser capacitados para la comprensión y uso de la Biblia. Entre ellos están las iglesias donde se predica y discípula acerca de la trinidad de Dios, Dios padre, Dios hijo, y su Santo Espíritu. Así, como también diferentes casa con estudios bíblicos, y discipulados personalizados, además de los institutos bíblicos y universidades donde la enseñanza es más completa.

La biblia contiene un libro que debe de ser considerado como nuestro “bocado espiritual diario”. Me refiero al libro de los proverbios, que en su capítulo #1 dice: Los consejos en ese libro son para aprender sabiduría e instrucción, para discernir dichos profundos, para recibir instrucción en sabia conducta, justicia, juicio y equidad; para dar a los simples prudencia, y a los jóvenes conocimiento y discreción. El sabio oirá y crecerá en conocimiento. Y el inteligente adquirirá habilidad, para entender proverbio y metáfora, las palabras de los sabios y sus enigmas. Este libro es ¡Maravilloso! y de fácil entendimiento. Existe un proverbio para cada día, que contiene consejos importantes que al ponerlos por obra comprobamos su veracidad.

Le invito a que desde ahora comience su dieta espiritual de proverbios; le aseguro que esa es la mejor manera de comenzar el día. Y si lo prefiere puede acompañar su lectura con una taza de café.

¡Feliz provecho con su nueva dieta!

No hay comentarios

Dejar respuesta