¿Se fijará Dios en nuestro exterior más que nuestro interior?

1
400

Por: Marielos Salinas

¿Se fijará Dios en nuestro exterior más que nuestro interior?

Déjame decirte que muchas veces Dios está más interesado en nuestro hombre Interior que en el exterior; ya que él se fija más en el “Corazón” es por ello que debemos cuidarlo del dolor, del rencor, del resentimiento, la falta de perdón. Porque todo esto contamina nuestro ser Interior.

Pero esto no quiere decir que no debemos cuidar nuestro exterior también; que quiere decir esto, si eres un verdadero hijo de Dios debes de cuidar también tu forma de vestir, tu forma de hablar, y de expresarte; Ya que muchos hoy en día se olvidan de esto, es de suma importancia, debemos de ser un buen testimonio para la humanidad; por que no se trata solo de decir: ¡Soy Cristiano!  Asisto a una determinada iglesia, cuando tu corazón y tus pensamientos están lejos de Dios; y tu forma de actuar, de expresarte y de vestir dejan mucho que decir; debemos “Estar firmes, sometidos, y caminando en la Obediencia de la palabra de Dios”.

En 1º Pedro 3:3-4 dice “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y aplicable; que es el de grande estima delante de Dios”.

Debemos cuidar nuestro corazón como lo dice en Proverbios 4:23 “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de el mana la vida”. Cuando dice “Mana” la vida, la palabra mana significa brotar, salir, fluir, es decir que debemos dejar que brote amor, sinceridad, integridad etc, y salir significa que debemos dejar que salga el egoísmo, el rencor, la envidia, la falta de perdón, la falta de amor, etc.

Jesús dijo en una parábola: Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar; Pero lo que sale de el eso es lo que contamina al hombre; que  quiere decir esto que debemos tener cuidado con lo que decimos con lo que sale de nuestra boca.

Es por ello que nuestro corazón necesita ser “TRANSFORMADO”; y muchos nos preguntamos ¿Y Cómo? Tu Corazón es trasformado cuando no se opone a lo de Dios; cuando es obediente y cuando te hablo de Obediencia me refiero a guardar “Los diez mandamientos” En Proverbios 4:20-22 dice: “Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que hayan, y medicina a todo su cuerpo”.

Es decir obedecer  su palabra, de tal manera que cambie tus acciones externas.

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta