¿Es el tiempo un problema para ti?

0
161

POR JULY DE SOSA

Dios es el dueño del tiempo, y en su infinita misericordia nos ha delegado a nosotros los humanos la decisión de aprovecharlo o malgastarlo “libre albedrío”.

Quejas como: No tengo tiempo para hacer ejercicios, desayunar por las mañanas, hablar con mis hijos, chequear mi salud, hablar con Dios, asistir a un estudio bíblico, entre otras. Son frases que existen en los labios de quienes no han aprendido a organizar bien su tiempo. Lo cierto es que todos tenemos cada amanecer de un nuevo día la misma oportunidad de 24 horas, para avanzar o ahogarnos en el tiempo.

El rey Salomón escribió. Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora…Luego mencionó, cada uno de los ciclos de tiempo que experimentaremos a lo largo de nuestra vida y afirmo. Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Eclesiastés 3:1-11.

Pienso que en esta escritura Salomón está mostrando la Influencia y poder que Dios tiene sobre la humanidad. Pero sin pasar por alto el hecho de que cada uno de nosotros es responsable de elegir qué tipo de tiempo viviremos. Dios dijo a Moisés y a su pueblo: He puesto delante de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia. (Deuteronomio 30;15-19) bueno sería para nosotros darle al tiempo el valor que tiene y aprovecharlo, en amarnos a nosotros mismos potenciar nuestras virtudes y trabajar en nuestros errores; regalar sonrisas y palabras de disculpas, de perdón, y agradecimiento a nuestros seres queridos. Sin olvidarnos de agendar un tiempo significativo para encontrarnos a solas con Dios, y estrechar lazos de amistad con él. Convencida estoy que el tiempo que pasamos conociendo a Dios y mostrándonos tal y como somos a él, es la mejor inversión de tiempo que tenemos, de esos minutos, saldrán un cambio de punto de vista en nosotros; y nuevos proyectos “es necesario que yo mengue y que él crezca en mí.”

Aproveche su tiempo, agéndelo de tal manera que le alcance para realizar todas las actividades que usted desea y necesita hacer, pero no olvide…Dar al cesar lo que es del cesar y a Dios lo que es de Dios.

¡Feliz y provechosa semana!

 

No hay comentarios

Dejar respuesta