¿Cuántas de nosotras nos hemos encontrado alguna vez con un nudo en la garganta?

0
819

A mi me ha pasado muchas veces, no solo eso, sino que he estado llorando al borde de un abismo. Nadie está exento de esto o de sufrir una depresion.

Hace varios años pase por una depresión profunda, que me llevó al psiquiatra inclusive; y desee morirme con toda mi alma, por frustraciones que me embargaron en ese momento, pero lo más difícil fue no saber a qué me estaba enfrentando, al desconocer el tema de la depresión y sus causas.

Conozco gente que irradia alegría en medio de las más desdichadas circunstancias, pero hay muchos que viven hundidos en tristeza y soledad porque no han entendido que su verdadero problema proviene de la actitud con la que enfrentan cada situación difícil que se presenta en la vida.

La depresión esta de moda, según los psicoanalistas, pero no se puede caer en la trampa de ella.

Razones para deprimirse hay muchas y llegué a la conclusión de que la felicidad no está basada en las emociones del corazón, sino en la firme decisión que tome de ser actor de mi propia vida, a traves de la disciplina, el valor, el coraje, el dominio propio y  lo mas importante fue sujetar mi naturaleza humana a Dios y a su voluntad, quien con su poder me ayudó a  reconstruir todas las área que se habian derrumbado desde mi niñez.

Quizas tú ya no encuentres solución a lo que te sucede pero el amor y el perdón son los pilares del alma y cuando entrégas tus debilidades a tu hacedor Él traerá la fortaleza que necesites para vencer la dificultad. Cuando te das cuenta de cuánto Dios te ama todo es posible, siempre habrá una vislumbre de esperanza.

 

Leer más en: “De la depresión a la libertad” (El Libro)

PORTADA SALIDA

No hay comentarios

Dejar respuesta