La paciencia no es grata pero es favorable

0
358

Es común como seres humanos que deseemos todas las cosas de forma rápida, de hecho el tiempo en que vivimos todo está diseñado para funcionar de manera instantánea, la comida, las nuevas tecnologías, el internet, el celular y tantas cosas más que su existencia facilita y abre un mundo de posibilidades, en efecto esto es bueno porque optimiza el tiempo y da productividad, pero qué hay de las cosas esenciales, ¿será que generan provecho al darse automáticamente?, mi estimado amigo lector mi criterio personal es que NO, a continuación le detallo mi punto de vista:

  1. Lo que fácil llega fácil se va: si usted es un empresario es de poco o nulo interés cuanto dure alguien en el trabajo pues el fin no es socializar sino incrementar el flujo de efectivo en el negocio, pero, pensemos en las relaciones familiares, cuantos matrimonios hoy se divorcian por “incompatibilidad”, ¿cómo incompatibilidad?, que acaso hay seres compatibles como piezas de computadora que debe casar a la perfección para su funcionamiento, es una de las ideas más burdas que he escuchado en los últimos años, creo que solo es una salida cobarde a una situación, que si nos vamos a la raíz del mal tiene sus inicios en la paciencia, ¿Cuánto tiempo se relacionó con la persona que se casó? ¿Qué tanto sabe o sabía de dicha persona? Permítame decirle, lo que fácil llega fácil se va, bien decía mi abuelo “hacer huesos viejos cuesta”.
  2. Emprender por conocimiento y no por emoción: he visto muchos casos de personas que emprenden y es bonito ver su entusiasmo, pero es un efecto espuma que así de rápido como crece, así de rápido decrece, es que el adquirir conocimiento lleva tiempo y nunca se termina de aprender, pero la emoción es momentánea y efímera, hoy puede estar entusiasmado y mañana desanimado, nuevamente la paciencia de tomarse el tiempo de aprender es mayor, como dice un motivador la disciplina terminará venciendo al talento. Los frutos de una empresa o un proyecto no son instantáneos, el que se retira pierde, el que persevera siempre cosechará los frutos de su persistencia y esfuerzo, tal vez no hoy pero puede confiar que habrá un mañana.
  3. Cuando ha sido seleccionado para pasar por el desierto: este punto solo me lo va a entender un cristiano y que haya pasado por este proceso, no todos son seleccionados o no todos lo afrontan, ambas son variables que pueden ser cuestionadas, pero si algo es real que cuando Dios selecciona a alguien para sus fines, no importa el como si no para qué, pero el cómo es doloroso, y si algunos se retiran es porque no tienen la paciencia de esperar en la suprema respuesta de quien tiene el control de todo, no se pregunte ¿por qué? Mejor pregúntese cuál es la finalidad, y si está atravesando un proceso no se complique más, sepa que tarde o temprano saldrá de ahí, pero al salir verá que su nivel de crecimiento y aprendizaje no es el mismo sino mayor, la paciencia de esperar en lo que creemos siempre dará resultados favorables.

 

No debemos conformarnos con lo primero que llega a nuestra vida, es mejor ser selectivo, un millón de amigos solo cabe en la canción, en la vida real siempre serán pocos porque para entender a los demás se requiere paciencia y probablemente nunca se termine de conocer a alguien, en las buenas sobreabundan las personas, en las malas se conoce el corazón de las personas. Esperar no es grato, pero es favorable.

No hay comentarios

Dejar respuesta