Y si todos los días fueran Domingo…

0
233

Hace un par de días tuve la oportunidad de realizar una diligencia un domingo, Salí de madrugada por supuesto las calles solas, pero en mi retorno serian alrededor de las nueve de la mañana, y preste atención a detalles que comúnmente paso por alto, en los alrededores de un mercado un grupo de hermanos evangelizaba, más adelante alguien en su pick up había instalado una sistema de sonido para ir predicando por las calles, una unidad de transporte estaba fuera de su ruta para trasladar cristianos a su congregación, otra iglesia abría las puertas para recibir a los asistentes, en la radio en la televisión mensajes de esperanza, en fin toda una estructura para impulsar una causa, un motivo.

Lunes parece que la vida cambia y que el domingo mágico se torna en trágico, que está pasando, ¿acaso la sal no está salando? ¿Será que la luz no está brillando?, que bonito sería si  todos los días fueran domingo, en un sentido metafórico así debe ser, debemos modelar a Cristo en todas nuestras acciones, no es fácil, tomando en cuenta nuestra naturaleza, pero, no es imposible, siendo sabedores que no estamos solos para realizar la labor que nos corresponde.

El cristiano está diseñado para permear la sociedad en todos sus ámbitos, no para esconderse dentro de una caja, ha sido transformado para transformar, de manera que su influencia es para trastornar todo esquema mal estructurado, no nos enredemos en acciones y discusiones que no tienen rumbo, aprendamos a reconocer la labor de los demás con un punto neutral y equilibrado, las personas no deben ser mis amigas, ni serme gratas para estar realizando una buena labor, y si están impactando donde yo no, quien soy para emitir juicio de opinión, no sea que viendo la paja que está en su ojo no note la viga que está en el mío.

Creemos juntos la sociedad que Dios desea, si ella incluye el hablar a tiempo, sea bienvenido, pero que sea hecho con sensatez, de manera que edifíquenos y no destruyamos, la crítica no es un delito, pero le existe destructiva y constructiva, su ubicación depende de la intensión con que se haga, animo a cada lector a trabajar con fuerza por regalarle a nuestros hijos una mejor nación, sea que vivamos o que muramos al final somos del Señor, mientras estemos en vida marquemos la diferencia, vivamos en eterno domingo.

No hay comentarios

Dejar respuesta