Cuando nadie te ve

0
238

POR JULY DE SOSA

Este fin de semana mientras jugaba con mi nieta, ella dijo: ¡Tapémonos los ojos y nadie nos vera! convencida de que nadie la veía la niña tapo sus ojos y guardo silencio, yo de igual forma tape mis ojos, pero una voz en mi interior dijo: Eso es exactamente lo que muchos de mis hijos creen, cuando están a solas, “que nadie los ve” y se olvidan que todo lo veo. Es precisamente cuando estamos solos, cuando el enemigo de nuestra alma, tratara de usar sus trampas más engañosas y peligrosas con el fin de esclavizarnos, y privarnos de la libertad con la que Dios nos ha hecho libres.

Escuche a alguien decir “la mente desocupada no piensa nada bueno” estoy totalmente de acuerdo con eso, ya que es en tiempo de ocio, cuando se hilvanan actos que traerán consecuencias desfavorables, para nosotros y para quienes nos rodean. Recordemos el caso de Caín, cuando hilvano lo que sería el primer homicidio de la historia en contra de su hermano Abel; molesto porque su ofrenda no había sido vista por Dios, con el mismo agrado que la de su hermano. Lo invito a que fueran al campo y estando los dos solos, creyendo que no existiría testigo alguno, que declarará, sin mayor conciencia mato a su hermano Abel. Olvidando que el ojo de Dios todo lo ve. Cuando Dios le pregunto ¿Dónde está Abel tu hermano? Caín pretendiendo ser inocente, le contesto con otra pregunta ¿soy yo acaso guarda de mi hermano? pero como no hay quien se esconda de su ojo, Dios maldijo a Caín, por la sangre de su hermano. Cuando pensamos que nadie nos ve, nos engañamos a nosotros mismos, porque el ojo de Dios tiene el poder de penetrar hasta el centro de la tierra, y no hay lugar alguno en el que nos podamos esconder de su vista. Por ignorar esta verdad, muchos creyendo que “nadie los ve” miran pornografía y practican sexo a solas, desfigurando en su mente el verdadero placer sexual dado por Dios. Otros, lejos de su cónyuge, busca un coqueteo malicioso con otra persona, irrespetando su compromiso de fidelidad.

Muchos al igual que Caín, han engañado a su prójimo llevándole a un lugar donde “nadie los ve” para matarlos, desobedeciendo al mandato de Dios “no mataras”. Y otros creyendo estar a solas, practican cualquier tipo de conjuro, pretendiendo causar mal, a su prójimo, y los dañados son ellos. Un sinfín de ejemplos como los mencionados, son situaciones en las que podríamos caer, por pensar que “nadie nos ve”. La biblia declara: Los ojos de Dios están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos. (Proverbios 15:3) Los ojos de Dios están sobre los caminos del hombre y ve todos sus pasos. (Job 34:21) Dios formo el corazón de los hombres y atento está a todas sus obras. (Salmo 33: 15)

Es mi deseo que todos tomemos conciencia de que aunque parezca que “nadie nos ve” Dios tiene sus ojos puestos de día y de noche en nuestras obras, porque viene el día que daremos cuentas por cada una de ellas. No pretendo atemorizarle, pero si concientizarle, a que hemos sido creados por las manos de Dios para toda buena obra (Efesios 2:10)

¡Feliz semana rebosante de buen fruto para todos! 

No hay comentarios

Dejar respuesta