Rompiendo esquemas

0
162

Es muy fácil criticar a aquellos que se atreven a salirse de lo establecido, no me refiero a quienes rompen reglas e irrespetan sistemas, eso es anarquía, rebelión, y eso no tiene nada de envidiable, por el contrario es repudiable, cuando digo salirse de lo establecido me refiero a atreverse a aspirar a más muy por encima de las circunstancias, parámetros, posibilidades, rompimiento del molde, para destacar, alcanzar el éxito, gozar de los beneficios que genera el triunfo.

Lo anterior suena bonito y no es imposible, pero no sucede por chasquear los dedos, ni vía lotería, ni por un genio de lámpara con una fabulosa oferta de 3 deseos, mucho menos es posible por solo invocarlo, es que eso sería saltar se procesos necesarios para la formación de una persona, en gran medida el producto de lo que ahora somos es debido a las decisiones que tomamos hace muchos años, y eso marca diferencia, sea esto para bien o para mal, esto quiere decir que lo que decidimos hacer, o también aquello que decidimos no hacer es exactamente el fruto de lo que hoy vivimos.

Muchas personas viven lamentándose de una infinidad de cosas, por aquello que se hizo y por lo que no se hizo, puedo decirle que el pasado no es remediable, ni modificable, no tiene sentido generar nuestro enfoque en el pasado, que su única función seria tomarlo de manera sabia no cometiendo los errores realizados con anterioridad. Esta etapa es en la que muchos viven estancados, también hay otros que solo viven de las glorias pasadas, con esterilidad presente y futura, todos estos escenarios hacen sucumbir muchos sueños, el desierto como puede pulir también puede hundir, todo depende del enfoque que se le dé a las circunstancias.

La diferencia entre quienes tienen éxito y quienes no, solo radica en la actitud con la que se afrontan las circunstancias. El sol sale para quienes están en la flor de su vida, como también sale para quienes están en declive, el problema no es que el sol no salga el problema es como lo tomamos, la garantía es que Dios siempre está en su trono reinando y lo hace como solo Él puede gobernar, con perfección.

En crisis es fácil perder el enfoque, es fácil perder el propósito, pero solo el seguimiento de nuestro propósito nos mantendrá vivos, hay muchos que en apariencia están bien pero han dejado de perseguir sus sueños, el dinero brinda facilidades no felicidad, parecido pero no igual, si tiene ambas, muy bien, pero sino concéntrese, haga una introspección de su vida, encuéntrese, no siga caminando sin rumbo, ni como barco a la deriva, que los procesos son para escalar de la posición actual, no son el final, recuerde que a quienes creen en Dios todas las cosas les ayudan a bien, no olvide ser agradecido por lo que tiene, hay quienes se desviven por lo que no tienen, no sea que alcance lo que deseaba pero pierda lo que tiene, eso es paradójico, pero les pasa a muchos que se dedican a quejarse y cuando tienen algo para disfrutar ya no tienen con quien disfrutarlo, que cuando tienen dinero, ya no tienen salud para disfrutarlo, busquemos entonces el crecimiento pero de forma integral que prospere tu vida como prospera tu alma.

No hay comentarios

Dejar respuesta