Algo más por hacer en Semana Santa

0
1258

POR JULY DE SOSA

Llego la esperada semana mayor, o semana santa, la mayoría de las personas la esperamos por diferentes motivos; unos, será por el descanso laboral, otros para participar de celebraciones religiosas propias de la fecha, y otros para disfrutar de paseos con familia o amigos, a la playa, campo, o cualquier destino turístico dentro y fuera de nuestro país. En esta semana se conmemora la última semana de vida de Jesús, comenzando con su entrada triunfante a Jerusalén hasta su crucifixión, y resurrección. En el marco de esta conmemoración, no pueden faltar las criticas de quienes dicen que lo que menos se hace, es pensar en el amor de Dios para la humanidad y agradecer el sacrificio de su único hijo Jesús en la cruz. Y en modo sarcástico la llaman “semana zángana”. Lo cierto es que independientemente de cómo usted decida gastarse este tiempo de vacación, me permito sugerir a los creyentes, algo por hacer en esta semana. Lo primero es recordar que somos “tripartitos” cuerpo, alma y espíritu; y es nuestra responsabilidad nutrir y cuidar estas tres partes de nuestro ser. Por eso considero oportuno gastar parte de este tiempo ocupándonos en descansar y desconectar nuestro cuerpo de las rutinas propias de cada día. Esta mañana mi hija adolescente se levantó más tarde de lo acostumbrado, aprovechando su vacación de colegio, muchos jóvenes al igual que ella aprovecharan dormir un poco más en esta semana, para recargar sus energías, pienso que a los adultos bien nos haría imitar este comportamiento en tanto nos sea posible hacerlo, los expertos de la salud dicen que dormir es lo que más agradece nuestro cuerpo, además de una alimentación balaceada, y un poco de ejercicio; esto sin duda nutrirá nuestro cuerpo.

Para alimentar el alma, nada mejor que disponer parte de este tiempo, para buscar estar en paz con todos, y principalmente con los de nuestra propia familia, hay hogares en los cuales la comunicación esta deteriorada, por diferentes motivos, siendo el principal de estos la falta de tiempo e interés. Este es un buen tiempo para restaurar la comunicación con nuestra pareja e hijos, hacer uso de los dos oídos, que tenemos para escuchar acerca de sus sueños, proyectos, o frustraciones; y de nuestra lengua, para expresar nuestros propios sueños y proyectos, además de dar la disculpa que podríamos estar debiendo. En nuestra alma se alojan nuestras emociones, si nuestra alma esta sana y nutrida, nuestras emociones lo reflejaran, ciertamente considero que no hay mayor felicidad que la que produce el estar en paz con los demás y con nosotros mismos.

Lo último, pero no menos importante es ocuparnos de nutrir nuestro espíritu, leyendo para nosotros mismos o como lectura diaria con nuestra familia, en los evangelios, como vivió su ultima semana Jesús el salvador del mundo; recordar ese hecho sin precedentes seguramente hará que nuestro espíritu se agite, porque la palabra de Dios dice que su santo Espíritu, habita en el nuestro, afirmar eso da vida a todo nuestro ser. Sumado a esto considero vivificante, hablar con Dios más largo y profundo, de lo que lo hacemos en día de trabajo, por falta de lo que en esta semana nos sobrará “tiempo”. Nada mas nutre nuestro Espíritu, que hablar con nuestro creador y señor.

Lo anterior es con el propósito de brindarle algo más por hacer en esta semana santa, que seguramente además de recargarnos de energía, dará nuevo brillo a nuestra vida para retomar nuestras obligaciones laborales y de estudios, la próxima semana.

Dios le bendiga y conceda días, de descanso para su cuerpo, alma, y espíritu.
¡Feliz semana de descanso laboral!

No hay comentarios

Dejar respuesta