Mentes colapsadas

0
220

 

En nuestra cabeza hay un mundo de conexiones que nos arrastran a nuestro pasado, manejan el presente y visualizan el futuro, desconozco clínicamente si el cerebro como masa crece o no con los años, seguramente un medico tendrá la respuesta a ello, pero si algo puedo garantizar es que sí todos tenemos algo en nuestra mente que andamos maquinando y de algo nos estamos llenando, la pregunta es de qué.

Uno de los grandes problemas de la humanidad es que las personas viven presas en lo que consideran libertad y desconectados en aquello que consideran conexión, muchos viven al estilo de película de zombis en modo directo, a darse de bruces contra la vida. Nos llenamos de incertidumbre, temor, zozobra, desánimo y vamos permitiendo que esto nos gobierne, se vuelve como una telaraña que inicia con un hilo, se suma otro tras otro hasta convertirse en una red, y terminamos siendo esclavos.

Mucho tiene que ver la mente colapsada de tantas cosas que no suman para nada en la vida, mentes llenas de codicia, mentes llenas de lujuria, mentes llenas de miedo, mentes llenas de odio y venganza, mentes llenas de un sinfín de locuras; todo se agudiza cuando pasamos del pensamiento a la acción, y no que el delito sea la acción, porque todo nace de un pensamiento y el simple hecho de albergar toda esta clase de cosas improductivas en nuestra memoria terminan siendo el delito real, es como buscar a la mente detrás del crimen, y para nosotros serian todas aquellas cosas a las que les damos cabida que terminan llevándonos al desastre.

Cómo descifrar una mente colapsada, es fácil, “por sus frutos os conoceréis”, la belleza del joven es su fuerza, pero muchos son haraganes, la del anciano es su sabiduría, pero muchos no entienden la diferencia entre agregar valor a la sociedad a través del crecimiento propio que desemboque en acobijar a otros, esto es muestra de una sociedad carente de rumbo, se le dedica mucho tiempo a tirar piedras al árbol más frondoso, a que me refiero, nos dedicamos a criticar a medio mundo, cuando me concentro en si los frutos de alguien son buenos o malos es cuando yo no estoy produciendo.

Hábitos como la lectura, el ser autodidacta, la selección de amistades que no sean nocivas, el desconectarnos frecuentemente del ambiente habitual, cultivar la constante búsqueda de crecimiento educacional, la práctica de la fe cristiana, el asumir nuevos retos, son algunos elementos que contribuyen a tener una mente ocupada, filtremos todo aquello que le abrimos las puertas, de manera que establezcamos límites. Tengamos cuidado de que nos estamos llenando.

No hay comentarios

Dejar respuesta