La voz del interior

0
202

POR JULY DE SOSA

La voz del interior es nuestra conciencia, ¿Sabía usted?  Queel término griego para la conciencia es Suneidesis”.

Aunque se mencione mucho la conciencia, hay cosas que ignoramos acerca de ella, empecemos por entender ¿Qué es exactamente? Conciencia: Es la capacidad racional internaque testifica acerca de nuestros valores.

Recuerdo que en los programas de caricaturas que veía de niña, presentaban a la conciencia con la figura de un ángelbueno en el hombro derecho, que luchaba con un ángel malo que estaba en el hombro izquierdo del personaje. Estasfolclóricas imágenes han llevado a las personas ha hacerse una idea de que ese ángel bueno es la voz de Dios hablándonos y que el ángel malo es la voz del diablo.

La realidad es que nuestra conciencia es parte de lasfacultades dadas por Dios, y su función es apercibirnos de los valores que poseemos, y esta puede influenciarnos para bien, o para mal.

En el lenguaje cristiano la conciencia testifica de lo aprendido Romanos 2: 1415

La conciencia además de manifestarse en ese dialogo interior, lo hace en nuestras emociones; ya que cuando llevamos a practica los valores y normas guardados en la conciencia, sentimos placer y satisfacción en hacer lo correcto, pero si por el contrario actuamos en contra de esto; el sentimiento será angustia y culpabilidad. Nuestra conciencia siempre será confiable si esta bajo el gobierno de Dios. Solo así tenemos claro de llamar a lo bueno, bueno y a lo malo, malo. No faltará quien pretenda minimizar su pecado defendiendo el hecho de que actuar de una forma en la que se practican cosas que están fuera de una conciencia gobernada por Dios, no es del todo malo, siempre y cuando no afecte “sus propias conciencias” obviando el hecho de que toda conciencia que nos lleva a violar o ignorar las normas de Dios para con nosotros mismos y para con la humanidad, definitivamente nos seducirá al “pecado” la carta a los Romanos enseña un ejemplo de esto en su capitulo 1 y los versos del 21, al 26. Dios mismo los entrega al poder de sus mentes reprobadas.

El gran reto para los cristianos es alimentar nuestra mente a diario, con las santas escrituras y llevarla a nuestros hechos, para mantenernos alejados del pecado, que tiene como fruto la cauterización de nuestra conciencia, volviéndola corruptible y desconfiable. 1Tito 1:15-16.

Sirva lo anterior para ocuparnos en proteger nuestra conciencia y mantenerla saludable bajo el gobierno de Dios, quien dice que tenemos su mente.

Dios le permita que la próxima vez que escuche la voz en su interior, esta le hable de lo establecido por Dios, y no de su propio juicio.

     ¡Feliz semana!

No hay comentarios

Dejar respuesta