¿Termina el amor en el matrimonio?

0
230

POR JULY DE SOSA 

Todos los que llevamos años viviendo juntos en matrimonio, sabemos que este sufre diferentes crisis desde el mismo instante que exclamamos ¡si quiero! La primera, crisis a enfrentar es el acuerdo mutuo y el respeto y paciencia a las debilidades propias y las de nuestra pareja. Esto aunqueparezca sencillo por la magia que vivimos al saber que encontramos la persona que estábamos buscando y con la que compartiremos todo lo que en nuestro camino acontezca; no es tarea fácil. Ya que es justo allí donde entendemos que la responsabilidad de que eso funcione es de los dos, lo que vuelve urgente el aprender a caminar juntos en amistad, armonía, y complicidad. para hacerle frente a cualquier batalla. De no ser así, podría llegar el momento con el paso del tiempo en el cual sintamos que la costumbre tomo el lugar del amor en nuestro matrimonio, lo que nos volverá vulnerables a la necesidad de buscar a alguien más fuera de nuestra casa para volver a sentir las alas del amor. Justo eso considero que es la mayor crisis que viviremos en nuestra vida de pareja “la monotonía” campo perfecto para el adulterio que es como el cáncer del matrimonio, que activa un veneno que produce dolor, desencanto y humillación, en la víctima. Por lo difícil que resulta soportar el desastre que deja a su paso el incumplimiento de tres de los diez mandamientos de Dios “no mentiras, no cometerás adulterio, no desearas la mujer de tu prójimo” ¿Cuantos matrimonioshan terminado en fracaso por causa de un adulterio? “Muchos” pero también muchos, han decidido seguir avanzando juntos cicatrizando la herida. Para esto se necesita un brazo con fuerza sobre natural, que sostenga esa voluntad, me refiero al brazo de Dios…Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevar mi yugo sobre vosotros y aprender de mi que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. (Mateo 11:28) Considero qué sin acercarnos a Dios, es imposible perdonar y volver a confiar en nuestra pareja. El enemigo de nuestra alma desea destruir todo lo que Dios ha bendecido, y el pacto del matrimonio esta dentro de sus objetivos. Lo cierto es que para los creyentes siempre habrá esperanza y un camino a la reconciliación con Dios y con nuestro cónyuge. Deseo recordarle que la palabra de Dios afirma que “el amor nunca deja de ser”. Lo que nos hace pensar lo contrario es la perdida de interés y la falta de voluntad en dar la milla de más a favor de nuestra unión. Si usted esta en ese punto frio, le animo a que recuerde todo aquello que le hizo o la hizo, enamorarse al grado de celebrar boda. Y practique lo que probablemente ha dejado en el olvido. Amistad, compañerismo, complicidad, caricias, intimidad sexual, etc. Si le resulta difícil lograrlo busque ayuda profesional y espiritual, para lograrlo. Recuerde que el divorcio es la ultima puerta que debemos abrir de todas las salidas disponibles en una crisis matrimonial. Ya que es la puerta que tiene el poder de lastimar el presente de nuestros hijos e influenciar en su futuro. Ábrala únicamente cuando ya no le quede otra, y solo entonces.

Recuerde que el amor nunca deja de ser, este termina solo cuando nosotros decidimos que así sea. El deseo de Dios para el matrimonio sigue siendo el mismo

¡Lo que él unió, No lo separe el hombre!

 

No hay comentarios

Dejar respuesta