El amor y la aceptación a tu persona es la clave de tu éxito.

0
88

POR JULY DE SOSA 

Seguramente todos hemos escuchado el dicho popular “Quien no se ama a si mismo, no puede amar a otro” esto es una verdad irrefutable. Jesús dijo: Amaras a tu prójimo, como a ti mismo. No es posible amar a otros sino me amo a mí misma, porque ¿De dónde tomare amor para extenderlo hacia los demás?

Es poco común encontrar personas que mediten en esto, la mayoría no acostumbramos realizarnos un “auto tes” para revisar como andamos de amor propio. Pasando por alto que la carencia de este, podría ser el resultado de patrones de conductas negativas y la causa principal de las cosas que afectan emocionalmente. Nadie que no se ame puede entender el gran potencial con el que cuenta, y desarrollarlo, además de comprender lo importante que es su existencia, no solo para sus familiares, amigos y todo su entorno, sino para su creador. Escrito esta: Aunque tu madre te olvidara, Dios nunca te olvidará porque grabado te lleva en las palmas de sus manos. (Isaías 45:15-16)

Cuando invertimos un poco del tiempo que a diario recibimos en conocer el amor que nuestro creador siente por cada uno de nosotros, y el ingenio que uso al crearnos personas únicas y especiales para él, entendemos que sin, lugar a dudas, somos realmente valiosos y no existimos por casualidad, la individualidad que nos caracteriza nos da el porque de nuestra existencia. Es por eso que considero que nuestro éxito comienza cuando aprendemos a amarnos a nosotros mismos, más allá de las imperfecciones físicas o temperamentales, que tengamos, esto nos sirve para aceptarnos tal y como somos, pero  no para acomodarnos en nuestras debilidades, sino más bien para superarnos cada día.

Llama mucho mi atención la afirmación escrita en 1° Corintios 13: 2. Sí tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios, y poseo todo el conocimiento, y poseo una fe que logra mover montañas, pero no tengo amor nada soy.

Ciertamente una persona sin amor es nada en este mundo que demanda practicarlo para subsistir.

¿Qué le parece? Si a partir de hoy, busca conocer más del amor de Dios para usted, mientras alimenta su relación personal con él. Y decide amarse y respetarse como creación perfecta de sus manos, extendiendo ese amor a todos los seres humanos, y naturaleza que le rodea.  Recuerde no podemos decir que amamos a Dios si no amamos a nuestro prójimo. 1 Juan 4:20.

 

¡Shalom!

 

No hay comentarios

Dejar respuesta