¿Qué hacemos con el pecado?

0
1633

Homosexualidad, lesbianismo, aborto, intento suicida… te presento mis últimas 5 consejerías de este día… todas en un lapso de 6 horas… todas personas asistentes a una iglesia cristiana.

No oculto mis sentimientos al decir que siento a Goliat frente a mí, un rival con armas descomunales, fuerza sin límites, un campeón enemigo… el paladín del infierno.

¿En qué condiciones están estas personas?… solos, desanimados, se sienten miserables, llenos de vergüenza, con el corazón endurecido, sin fe, sin pasión, sin deseo de luchar, mucha vergüenza y sin esperanza. La desilusión los domina y lanza contra la lona, algunas de sus frases:  “¿sigo o no?”… “¿saldré de esto o no?”… “¿hay algo qué hacer o no?”… “Lo eché a perder”… “años de victoria al cesto de la basura” … no creen poder levantarse y seguir, no encuentran la manera de volver a la carrera. Honestamente son cadenas fuertes y tienen razón, no podrán. No es lo que nosotros podemos hacer, sino lo que Dios hace en nosotros: “…No será por la fuerza ni por ningún poder, sino por mi Espíritu -dice el Señor Todopoderoso-“ Zacarías 4.6 – NVI

 

¿Qué hacemos con el pecado?… ¿qué opciones tenemos ante este panorama?…

  1. Consejo. Busca sabiduría, respuestas, ayuda, información (Salmo 73.24).
  2. Acompañamiento. De la crisis sales con compañeros, tú solo muy difícil… NO TE AISLES!!! (Is. 41.6/Ecle. 4.9-10).
  3. Perdón. Sentirte mal no está mal pero no es suficiente, pídele perdón al Señor y aléjate de la tentación. Prov. 28.13/ Sal 25.11/ Sal. 103.3
  4. Comunión. La vergüenza te aleja de Dios, el desánimo y la frustración te separan de Él, el acusador disfruta eso… Vence todo lo anterior con comunión sincera y humilde: ora y lee, tu Biblia. Sal. 27.8/ Sal. 42.1/Amós5.4

Volver al Señor no es fácil, puede que el placer del pecado sea una cadena fuerte que doblega tu voluntad. Volver no es fácil pero es sencillo… “mmm¿Cómo?”… no es fácil volver, arrepentirte es el primer paso, dejar el pecado, doblegar tu carne. Pero una vez que lo haces en fe y determinación te das cuenta de que era más fácil de lo que pensabas, así que no lo pienses más regresa a casa, te espera un mega abrazo del Padre y una fiesta de gozo porque volviste a casa, vale la pena.

La vergüenza te aplastará, la culpabilidad también. Vamos vuelve a tu Padre, te está esperando… comienza con buscar a tus amigos de la iglesia, llégate al culto, lee tu Biblia y envíale a Dios un mensaje … eso es orar.

“Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad”. 1ª. Juan 1.9

No hay comentarios

Dejar respuesta