Rescatemos la comunicación verbal en nuestra familia.

0
435

POR JULY DE SOSA

A diario se suman esfuerzos de diferentes organizaciones para evitar que nuestros jóvenes busquen lugar dentro de una pandilla, se involucren en vicios, cuiden y aprecien la sexualidad propia de su género, evitar embarazos en adolescentes, etc. Y entre las actividades para lograrlo están motivarlos a practicar algún tipo de deporte, campañas para concientizarlos de los peligros a los que se exponen, terapias grupales seminarios o talleres bíblicos, entre otros. Considero importante los métodos mencionados para lograr avance en el tema. Pero ¿Qué pasa con la comunicación que debemos de tener entre padres e hijos? Pareciera ser que como padres hemos olvidado que la formación y éxito de nuestros hijos es nuestra responsabilidad antes que, del estado, o de cualquier organización comprometida con estas causas. “Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” cita el proverbio 22:6. Del manual de vida otorgado por nuestro creador con el fin de que sea Útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia a fin, que el hombre de Dios sea perfecto enteramente preparado para toda buena obra. (2 Timoteo 3:16-17)

En nuestro amado país de El Salvador, los cristianos evangélicos y cristianos católicos, ocupamos el mayor porcentaje de su población, lo que significa que como creyentes conocemos en alguna medida las santas escrituras y el consejo en ellas para tener familias exitosas. Lastimosamente el tiempo acelerado que gastamos a diario logra hacer que pasemos por alto el enemigo más fuerte que amenaza la desintegración de nuestra familia “la falta de comunicación verbal” esta, sutil mente en muchos hogares ha sido reemplazada por un teléfono inteligente, que no necesita que usemos la opción de llamada o de escribir un texto, para expresar una idea, sentimiento, o emoción; porque cuenta con la “genial” opción de diferentes Emojies  que hacen de la comunicación digital la mejor opción para muchos. Considero que la comodidad de este tipo de comunicación sin discusión es lo que hace que en muchos hogares padres e hijos la usen para dar a conocer cualquier tipo de mensaje que desean comunicar. Pero ¿Cómo podrán los padres que acostumbran este tipo de comunicación, ver las necesidades en el corazón de sus hijos?  si estas, solo pueden ser reflejadas por los ojos, que nada pueden esconder, es por medio de ellos que los padres sabemos que nuestros hijos están tristes, alegres, preocupados, cansados, deprimidos, enojados, agobiados. ¿Cómo podrá un Emoji, desnudar el corazón de un joven? O ¿Cómo podrá un joven saber lo importante que es para sus padres y comprobar el amor de ellos para él o ella? Si no lo ven en sus ojos…Los ojos son el reflejo de tu alma, así que tu bondad o tu maldad se refleja en tu mirada. Mateo 6:22.

Muchas cosas pueden ser remplazadas, pero no la comunicación verbal en nuestra familia, eso no lo deberíamos de aceptar por ninguna circunstancia salvo por una patología que nos impida hablar. Dios nos regaló la voz, precisamente para que con ella nos comunicáramos… panal de miel son las palabras agradables dulces al alma y salud para los huesos Proverbios 16:24.

Sin lugar a duda veremos cambios significativos en nuestra relación con nuestros hijos si rescatamos la comunicación verbal, a la vez que disfrutamos de una buena charla con ellos, por medio de la cual nos entremos como anda su mundo y las necesidades en el.  Que le parece si a partir de hoy busca el momento a diario para platicar no menos de cinco minutos con sus adolescentes, y mejorar así su relación con ellos, a la vez que les hacemos sentir que no hay lugar en el mundo entero donde se puedan sentir cómodos, seguros, y libres, como en su propia casa. Considero que prestarles oído a nuestros hijos desde pequeños es la mejor estrategia para cuidar que sus pasos resbalen en la homosexualidad, Lesbianismo, vicios, malas compañías y hasta en el suicidio.

Dios nos dio la voz para comunicarnos, ¡Rescatemos! la comunicación con nuestros hijos, y tendremos una generación exitosa… La lengua que brinda consuelo es árbol de vida. Proverbio 15:4

No hay comentarios

Dejar respuesta