¿Contribuyes a la vergüenza de tu hermano?

0
287

Pastor José Luis Blanco y D.

Hab 2:16 “Te has llenado de deshonra más que de honra; bebe tú también, y serás descubierto; el cáliz de la mano derecha de Jehová vendrá hasta ti, y vómito de afrenta sobre tu gloria”. 

Conozco personas que nunca se detuvieron a pensar en los daños que causan las bebidas embriagantes y mucho menos el dárselos a otros. Cuando alguien invita a sus amigos o familiares a una “inocente” copa de vino, alcohol o cualquier producto en diferentes envoltorios o marcas, tratará de justificar que debemos de socializar y seguro pensará: “es bueno compartir invitando a otros a beber”. Que lejos está esta persona de entender que habrá un juicio de Dios para su vida al hacerlo. Habacuc 2:15 “¡Ay del que da de beber a su prójimo! ¡Ay de ti, que le acercas tu hiel, y le embriagas para mirar su desnudez!” 

El alcohol como cualquier otro tipo de sustancias tóxicas hacen de un ser humano, un torpe y vil dependiente de esa bebida o droga y su continuo consumo. Al ofrecer una simple copa de vino o alcohol a una persona, estamos “sembrando” una semilla que será la deshonra en su familia, sino preguntémonos: ¿Por qué tenemos más lástima de una persona enferma de cáncer y no de un alcohólico? ¿Por qué tenemos compasión y hasta oramos por cada enfermo y no por un alcohólico que deambula por las calles? La organización mundial de la salud declara el alcoholismo una enfermedad, entonces, ¿por qué tratamos al dependiente de drogas como un vicioso sinvergüenza?

Trataré de ser más específico y pido perdón si alguien se da por ofendido, si usted en la calle le invitan a que elija llevarse a su casa un cerdo o un borracho: ¿A quién se llevaría? ¿Al cerdo o al borracho? ¿Sabe por qué? Porque el ser humano cae en cadenas que lo esclavizan y muchas veces nosotros contribuimos con una inocente copa para ver su desnudez.

¿Esto es bíblico? ¡Por supuesto! Qué curioso este incidente, que Noé en la segunda creación después que fue salvo él y su familia, decidió hacer algo muy peculiar. Me imagino que era motivo para celebrar su salvación, decidió sembrar una planta que produjo su embriaguéis, y que más tarde resultó ser su deshonra cuando todos le vieron desnudo. Él mismo maldijo a su nieto por haberlo visto sin sus ropas, haciendo el ridículo por una “inocente plantita” que destruyó su reputación y su honor. El hombre de fe que obedeció a Dios por toda su vida, por unos cuantos tragos derrumbó toda una vida de fe y de honor. Gen 9: 22 “Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera 24 “Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven”

¿Habrá sobre la tierra una tan sola persona que estando ebria no haya hecho algo ridículo?  ¿Existirá un alcohólico que no tenga de que avergonzarse? Entonces: ¿Por qué destruir nuestra vida y peor aún la de otros?

Recuerda, ofrecer a otros y consumir alcohol trae destrucción, vergüenza, dolor, enfermedades, muerte física y espiritual. Si amas a Dios, no…CONTRIBUYAS A LA VERGÜENZA DE TU HERMANO

No hay comentarios

Dejar respuesta