Ellos son como Tú: “Los Balcanes”

0
394

“Los latinoamericanos pueden ser muy efectivos en ministrar y alcanzar a personas de los países del sudeste de Europa […] porque entienden retos socioeconómicos como la pobreza, la injusticia, la corrupción y la falta de oportunidades en general”

Por: Tirza Martínez                                                                                                                                                                                   Redacción de OM El Salvador

Hace unas semanas se compartió a través de este medio la visión de OM (Operación Movilización) en Latinoamérica, denominada “Ellos son como Tú”,  la cual consiste en explorar las similitudes que existen entre las culturas del Norte de África, o bien el Sudeste Asiático y la cultura en América Latina  a pesar de la distancia geográfica, política o social.

La meta de la nueva visión de OM consiste  en: Enviar 2000 latinos a trabajar entre los menos alcanzados para el 2028.[1]

Este artículo es el primero de una serie de cinco entregas que se enfocarán en las regiones de envío de “Ellos son como Tú”. Las  zonas geográficas en cuestión son equivalentes a lo que la iglesia reconoce como La ventana 10/40.

En total son cinco áreas: los Balcanes, Sudeste Asiático y el Pacífico, Asia Central y Oeste, Medio Oriente y Norte de África, y la Península Arábica.

En esta oportunidad conocerá sobre los Balcanes, ubicados en Europa del Este. Esta región comprende una superficie total de más de 550,000 km² y tiene una población de casi 53 millones de habitantes. Su nombre proviene de la cadena montañosa homónima en turco, situada en el centro de Bulgaria.[2]

Tomado de https://elordenmundial.com/mapas/el-mosaico-etnico-de-los-balcanes/, del artículo “El mosaico étnico de los Balcanes”

La Península Balcánica, como también se le conoce, administrativamente pertenece a los Estados de Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Eslovenia, Grecia, Italia, Macedonia del Norte, Montenegro, Rumania, Serbia y la región turca de Tracia Oriental. La historia de la región está caracterizada por las frecuentes divisiones y subdivisiones de los Estados desde la segunda mitad del siglo XIX, esto ha dado origen al concepto de «balcanización» que se aplica, incluso, a territorios muy distantes de los Balcanes, se refiere a la división generalmente violenta y artificial de los países que integran la región.

De acuerdo a la Agencia de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) para los Refugiados, el 12 de noviembre de 2001, después de casi 11 años de conflicto, terminó por fin la llamada guerra de los Balcanes o guerras Yugoslavas. Decenas de miles de personas perdieron la vida en los dos grupos de guerras que se sucedieron en la península balcánica convirtiéndose en un crimen de lesa humanidad y en uno de los mayores conflictos bélicos de nuestra historia.

Este panorama histórico, permite diagnosticar que tipo de cultura y sociedad envuelve a los Balcanes. Por lo tanto, esto facilita a la comunidad cristiana  diseñar un método efectivo para compartir el plan de salvación en esta parte del mundo.

Allí, OM se enfoca en cuatro países, cuya población combinada es de 25 millones; 72% se identifican como ortodoxos, 19% como musulmanes, 5% con otras filiaciones religiosas y 4% son cristianos evangélicos. El ministerio en estos países se enfoca en el discipulado y la plantación de iglesias.

Con el fin de crear relaciones y conexiones con la gente en el área de los Balcanes, los equipos utilizan expresiones artísticas como la música y las actividades creativas para atraer a las personas. Una de las principales formas en que las amistades se desarrollan y crecen en esta área es a través de reunirse con la gente para una taza de café o un plato caliente de alimentos.



Para ser parte de estos programas es necesario saber Inglés, también hay disponible un curso de idiomas de seis meses.


Los participantes de ‘Journey to the North’ (un ministerio de discipulado itinerante) junto con miembros de una iglesia local y niños locales oran durante un evento de un día para niños en el norte de Albania montañoso.


Un latino entre los Balcanes

En 2011, un costarricense de 29 años se bajó del avión con grandes esperanzas; recién había aterrizado en Bosnia-Herzegovina, un país en el área de los Balcanes en el sudeste europeo, para servir como misionero, dispuesto a servir en lo que fuera necesario. Por cuatro años se involucró en una variedad de ministerios incluyendo la plantación de iglesias, apoyo a congregaciones locales y en proyectos de alabanza.

También motivó a jóvenes bosnios a unirse a TeenStreet Europe (un ministerio de OM), enseñó español como segundo idioma y sirvió en medio de la crisis de refugiados en los países vecinos.

Rafael notó muchas fortalezas y ventajas de ser un latino en la región de los Balcanes: “Los latinoamericanos pueden ser muy efectivos en ministrar y alcanzar a personas de los países del sudeste de Europa; no sólo por sus muchas semejanzas culturales como el ser relacionales, apasionados hinchas furibundos de fútbol y por tener un relajado estilo de vida; sino también porque entienden retos socioeconómicos como la pobreza, la injusticia, la corrupción y la falta de oportunidades en general. Esto hace que el proceso de adaptación cultural sea más fácil para los latinos.”

“Mi oración es que más latinos se unan al esfuerzo de alcanzar a los musulmanes europeos y a la gente ortodoxa en la región de los Balcanes. Veo la gran puerta que Dios está abriendo en esta área para testificarles a muchos musulmanes árabes que vienen a Europa como refugiados. Estoy seguro de que este es realmente el tiempo para que la iglesia latinoamericana se movilice y empiece a enviar más gente a estos campos.”[1]

Sin duda, para este latino, la compatibilidad entre culturas es una herramienta útil para acercarse, establecer lazos de comunicación e inspirar confianza.

La historia de Rafael es capaz de conmover la sensibilidad del creyente, sin embargo eso no es suficiente, es necesario avanzar y llevar esa sensibilidad al siguiente nivel, a la empatía y  convicción. Los Balcanes a pesar de ser una región golpeada por crisis políticas, sociales y raciales, todavía posee la oportunidad de ser alcanzada para Cristo.

Únete a la causa, termina la tarea…es una de las insignias con las que OM motiva a sus voluntarios y colaboradores a continuar en la carrera donde el único ganador es Jesús, ¡Proclama su nombre entre las naciones!


[1] Testimonio extraído de la revista “Ellos son como Tú”, Operación Movilización Latinoamérica, 2018.

[1] Testimonio extraído de la revista “Ellos son como Tú”, Operación Movilización Latinoamérica, 2018.


El grupo itinerante de discipulado dirige un campamento de niños en el norte montañoso de Albania.

Para más información escriba al correo: contacto.es.sv@om.org

Búsquenos en Facebook como: OM El Salvador.

No hay comentarios

Dejar respuesta