El lucro y la supervivencia dentro de la iglesia

1
244

Las dos últimas décadas han marcado un inusitado énfasis en las predicaciones acerca de la prosperidad material, este tipo de mensaje conocido como “Teología de la prosperidad” consiste en basar nuestra fe en los bienes materiales, “siembra tal cantidad para que coseches el doble”. Lamentablemente muchos son los pastores que perdieron su base eclesial y hacen dinero con el discurso de la prosperidad, de manera desmedida, o quizá nunca realmente tuvieron un llamado de pastor, hecho por Dios, sino por hombre, lo cual es muy común  hombres, ordenando a otros hombres, como pastores, por el simple hecho de haber cursado un estudio teológico, o contar con el temperamento y condición moral que según ellos los acredita para tal llamado. Esta forma de hacer iglesia en este tiempo da paso a muchos errores acerca de la interpretación de las santas escrituras, como lo es el error de enseñar que la fe se prueba con nuestras finanzas; yo misma he sido testigo de esto en muchas  iglesias que he visitado, recuerdo  un domingo en especial  antes de recoger la ofrenda el pastor pidió a la congregación buscar el billete de mayor denominación que anduvieran en su cartera que lo pusieran en alto para orar por nuestras finanzas, luego que oro mando a que por la fe depositáramos el billete como ofrenda a Dios  y que en los próximos siete días Dios multiplicaría lo ofrendado. Muchos fueron los que creyeron en lo dicho por el  “siervo de Dios”  billetes de diferente valor fueron recogidos esa mañana, lo cual me pareció totalmente falso y más  después de escuchar el  testimonio de algunos que estuvieron allí y participaron de la oración y ofrenda que la multiplicación declarada por el pastor nunca llego, y a causa de eso algunos hasta se fueron de la congregación al comprobar la estafa; sin duda alguna podría escribir un libro entero con anécdotas de personas que han sido vilmente engañadas desde un púlpito. Lo que hace necesario, practicar la lectura bíblica dedicar tiempo cotidiano para conocer la verdad de Dios acerca de lo material en versículos como Lucas 12:15 absténganse de toda avaricia la vida de las personas no consiste en la abundancia de los bienes que poseen. Ciertamente la prosperidad reducida solo a su dimensión material es, pues, incompatible con el evangelio. Personalmente creo y defiendo el hecho de que Dios quiere bendecirnos con todo lo que necesitamos en esta tierra, pero considero que no es válida la mentira de la teología de la prosperidad o de bienestar humano, predicada por muchos “pastores” que valiéndose de la ignorancia de las santas escrituras a las personas les hacen creer que la prosperidad económica es indicador de fe. Para que por medio de ofrendas generosas ellos puedan suplir sus necesidades y cumplir sus sueños.  Ahora tenemos templos grandes y lujosos, con gente apasionada a la oferta de prosperidad ofrecida allí, pero carentes de una relación personal con Dios. Por el hecho de que la persona vale más por lo que tiene que por lo que es. Este tipo de mensaje atrae también a miles de personas que en ausencia de proyectos políticos y justicia social recuren a la iglesia cuyo mensaje religioso de prosperidad, parece proporcionar un salvavidas en el profundo mar de hambre y pobreza.

Escrito esta, para tener prosperidad tenemos que buscar primeramente el reino de Dios y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura.

  Leamos las santas escrituras para que nadie nos engañe.

1 Comentario

  1. I am extremely impressed with your writing skills as well as with the layout on your weblog. Is this a paid theme or did you customize it yourself? Anyway keep up the nice quality writing, it is rare to see a great blog like this one nowadays..

Dejar respuesta