Así Se Llama Mi País

0
1996

“y hare de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición…y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” Gn 12:2,3.

Cuna de soñadores

No dejamos de soñar.   Las adversidades, los conflictos e incluso las crisis no han podido apagar las estrellas en donde hemos puesto nuestros ojos desde niños. Creemos en los imposibles, y en el hacedor de maravillas.

La Nación de los Valientes

La valentía es nuestra consigna, hacemos cosas por primera vez, sin temor a fracasar, y si fallamos, simplemente lo volvemos a intentar.  Nos secamos las lagrimas una y otra vez, y levantamos nuestras cabezas para seguir luchando por nuestras familias.

El lugar de los nuevos comienzos

Somos como el ave fénix, que de entre los escombros y cenizas nos levantamos una y otra vez para volver a comenzar.  No lloramos por el pasado, ni nos quejamos del presente.  Nos anclamos al futuro y caminamos rumbo a nuestro destino deseado.

El país de los Gigantes

En el país más pequeño de América se crían las personas mas grandes.  Grandes en valentía, fe, trabajo, perdón, felicidad, agradeciendo, y coraje.

Tierra deseable

Los inversionistas extranjeros de todas las partes del mundo, quieren sus empresas en nuestro país. Ellos saben que aquí tendrán éxito.  Que es un trozo de tierra buena, y que todo lo que se siembra aquí, prospera abundantemente.

Habitación de Dios

Somos uno de los territorios mas poblado de cristianos, hay miles de iglesias y millones de hombres y mujeres de Dios. No cabe duda que toda nuestra tierra esta llena de la gloria de Dios.

El corazón de América

Nuestro país esta en el centro de todo el continente.  Somos el corazón de América.  Y desde aquí bendecimos a Israel y a todas las naciones de la tierra.

El territorio de los conquistadores

Después de ser conquistados, pasamos ha ser conquistadores.  No hay ninguna parte del mundo donde no viva un salvadoreño.  Hemos llenado las naciones, y somos conocidos como las personas mas luchonas del mundo. Grandes negocios y empresas ahora son de salvadoreños.

La ciudad de la alegría

Hemos aprendido a sonreír, en medio de balas, terremotos, y huracanes. Las mas grandes tristezas y ausencias no han podido silenciar nuestras carcajadas. Lloramos un momento, pero al instante nos reímos de la calamidad.

El pueblo mas afortunado

No creo que halla en el mundo un país donde no falte nada en un mismo terruño.  Montañas, volcanes, ríos, lagos, playas, centros comerciales, pueblos, ciudades y todo a pocos kilómetros de distancia.  Nuestra mas grande fortuna es Dios.  A tal grado que escrito está en nuestra bandera las frases: Dios, unión y libertad.

No maldigas tu país.  Si te cuesta creer todo lo anterior eres extranjero y no salvadoreño. La iglesia cristiana debe ser la que más debe de bendecir y orar por nuestra nación.  Proclamemos el nombre de Dios en nuestra nación. Siéntete gozoso de tu tierra y orgullosamente declara “así se llama mi país…  igual que el Dios en quien creemos:  El salvador”  

No hay comentarios

Dejar respuesta