Los “niños” la mejor inversión

0
515

El Rey Salomón, es considerado como uno de los hombres más sabios que ha existido a través de los tiempos, el cual declaro la siguiente verdad, “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. (Proverbios 22:6). En consecuencia, el señor presidente tiene en sus manos una oportunidad de oro, haciendo las cosas diferentes, es decir, no poner la carreta adelante de los bueyes, ya que para combatir la pobreza y el accionar pandilleril, la represión debería ser la última ratio o el equilibrio entre la prevención de la violencia, “por ello el apostarles a los niños será la diferencia”

Dado que países como Estados Unidos e Inglaterra, teniendo tantos recursos, no han podido eliminar la pobreza ni la inseguridad, por lo tanto, El Salvador, no será la excepción, ya que es utópico, creer que en cinco años estaremos libres de pandilla y de pobreza, sin embargo, si se ponen los pies en la tierra y la confianza en Jesucristo nuestro Señor, bien se podrían sentar las bases para la sociedad que deseamos alcanzar. Siempre y cuando nos unamos como una familia, para quitarles el caldo de cultivo de las pandillas, que son los niños.

Ya que un país que pretende salir de la inseguridad y pobreza, no se puede dar el lujo de tener los políticos más caros con la inversión mas barata en educación, de modo que la primera decisión que deberá tomar el presidente,  es destinar una buena cantidad de recursos para trabajar con la niñez desde la primera infancia, para ello deberá articular esfuerzos con las diferentes instituciones de Estado, principalmente los recursos se tendrán que concentrar en el Ministerio de Educación,   para que se distribuyan en tres ejes,  primero una  educación de calidad,  para ello se tendrá que crear un mecanismo que re-eduque y capacite a todos los docentes del país.

Haciendo un cálculo no apasionado, pero optimista, el capacitar al personal docente del MINED, en el idioma inglés, en las nuevas tecnologías educativas, en aulas dinámicas, y con énfasis en el descubrimiento de nuevos talentos, bien se podría llevar este proceso de diez a quince años, para tener por lo menos a un 80% de los docentes capacitados, esto implica, que, en la marcha del aprendizaje docente, se daría inicio con los primeros departamentos para instruir a los niños y niñas, en el idioma inglés y nuevas tecnologías, para que en unos 20 años, se puedan palpar los frutos de ese magno esfuerzo.

Lo segundo que se deberá hacer es mejorar la infraestructura de las escuelas que se están cayendo y dotarlas de implementos y herramientas (laboratorios y talleres vocacionales) que mejoren el proceso de enseñanza aprendizaje, para que los niños lleven al límite sus capacidades intelectuales y mejoren sus habilidades.  Lo tercero es construir escuelas donde no lo hay, dado que hay miles de niños que deben cruzar ríos y selvas, para llegar a la escuela más próxima, lo cual no evoca una justicia educativa.

Y como El Salvador, no cuenta con recursos naturales como otros países, lo único que tiene es el capital humano, por lo tanto, tenemos que enfocar la inversión en los niños y jóvenes, pero para ello se requiere de una asignación presupuestaria que lleve por los menos al 6% del PIB, en educación,  de modo que si le apostamos verdaderamente a los niños, le estaremos apostando la generación de riquezas, al emprendedurismo y a la mano de obra calificada, y se tendrá como resultado menos migración, menos violencia, y una expectativa de vida de calidad para nuestros niños.

No hay comentarios

Dejar respuesta