La familia el primer ministerio

0
555

Pastores de que sirve ganar toda una iglesia si primero no ganan a sus hijos para el reino.

Fidencio Mejía y Rosita de Mejía son mis padres, Pastorean Buenas Nuevas Internacional de Las Asambleas de Dios, conocidos por amar el avivamiento a través del ayuno y la oración, cada iglesia que han pastoreado se cuentan experiencias espirituales extraordinarias; a pesar de estar tan involucrados en la obra siempre tomaron  tiempo apartado de la iglesia para dedicársela a mis dos hermanas, Adina de Rodríguez y Marisol de Escobar y al último de la casa Uri Abimael ese soy yo,  de pequeño nunca olvidaré, que si mis padres tenían que predicar, ayunar o visitar y era un tiempo para sus hijos, por ejemplo mi cumpleaños, ellos suspendían toda actividad para dedicarme ese espacio. No teníamos los suficientes recursos pero cada año salíamos de vacaciones  la idea era pasar un tiempo de calidad como familia. Puedo decir que crecí viendo el mejor de los ejemplos, mis padres sirviendo a Dios.

Aun así, tuve un indicio de apartarme de la iglesia, de los caminos de Dios por influencias de la música Rock, que es el principio de muchas cosas que esto conlleva; recuerdo cuando entre a un culto satánico y estaban por hacer un sacrificio, había algo que no me dejaba estar ahí, algo me decía que ese no era mi lugar, mi corazón palpitaba, me decía que le estaba faltando el respeto a Dios y a mis padres; me pasaba algo similar al hijo prodigo cuando  salió de su casa por sus propios medios, cuando cayó en lo más bajo, deseaba comer comida de los cerdos pero “volvió en sí” sabía que ese no era su lugar y le estaba faltando el respeto a Dios y a sus padre.

El respeto se gana instruyendo a tus hijos desde pequeño e insisto DEDICANDOLES TIEMPO, No se trata de tenerlos estudiando en un colegio cristiano, en una universidad Cristiana, encerrados en la iglesia, obligándoles a tener un privilegio “para tenerlos ocupados”

Se trata de que se olvide por un momento que usted es el pastor y que tiene agenda llena. En la iglesia tú eres el pastor, pero en su casa recuerde que usted es padre y amigo de sus hijos.

No importa que tan grande sea tu ministerio, de que sirve ganar toda una iglesia si primero no ganas a tus hijos para el reino.

Si tus hijos están fuera de  los caminos de Dios tarde o temprano “volverán en si”, porque los consejos y oraciones darán fruto a tiempo.

Creo que el fruto del tiempo dedicado de mis padres hacia mis hermanas y a mi es que Adina, su esposo Roberto Rodríguez y yo, somos pastores de Asambleas de Dios a tiempo completo en diferentes iglesias, mi hermana mayor Marisol y su esposo Eliphaz Escobar son un apoyo fuerte a nuestros ministerios. Nunca quisimos ser pastores, pero el amar a Dios sobre todas las cosas nos llevó a dedicarle nuestra vida.

No hay comentarios

Dejar respuesta