Visión y compromiso

0
265

Diariamente nosotros operamos bajo una visión, es esta la que nos indica el camino que debemos seguir, pero para que ella pueda operar necesita lo sobrenatural. Estas dos van directamente relacionadas pues la visión es el canal que manifiesta lo sobrenatural.

Nada sucede solo porque sí, todo en esta vida requiere de un compromiso. Por ejemplo, para tener un buen matrimonio, empresa o familia se requiere un compromiso.

De igual forma la visión funciona únicamente cuando tenemos compromiso. Conquistar se refiere a entregarse completamente a algo o a alguien. Usted no puede conquistar aquello en lo que no se ha comprometido. Dios no puede entrar en compromiso con alguien que no quiera comprometerse primero a Él.

Dentro del compromiso se aplica la ley de reciprocidad, esto indica que yo te doy y tu me das. Hay muchas esposas que desean un buen esposo, pero no hace nada para lograrlo, o muchos hombres andan en busca de una buena esposa pero no están dispuestos a pagar el precio por ello.

Hay muchas personas que hablan demasiado, se llenan la boca de maravillas, pero en el fondo no están comprometidos. Al final, solo un remanente vive en compromiso.

Un fenómeno particular que sucede en la mayoría de relaciones es que se recibe menos de lo que se da. Esto puede ser “banal” pero lamentablemente es la verdad y este fenómeno puede provocar que la esperanza lentamente se seque. Es por esta misma situación que vemos el fracaso de muchos matrimonios, porque sólo uno de los dos decide morir a sí mismo.

Es normal que queramos culpar a Dios cuando las cosas no salen cómo y cuándo las esperamos o incluso nos quejamos de la situación en la que vivimos. Lastimosamente es imposible salir de las situaciones o ver la respuesta que esperamos sin hacer un compromiso con Dios.

Debido a la cultura en la que nos desenvolvemos, donde las personas buscan pagar el menor precio posible, hemos escuchado que soñar es gratis. Estimado lector, los deseos y los sueños en el corazón no son gratuitos, estos demandan que se pague el precio del compromiso. Mientras no se comprometa a sus sueños y anhelos no verá la realización de los mismos.

El reto para usted debería ser estar comprometido con Dios y poder decir: ¡Heme aquí!

Existe un fenómeno bastante alarmante dentro de las iglesias, y este es que las personas o miembros menos comprometidos son los más talentosos. Estas personas esconden su falta de compromiso bajo su talentos.

Para poder desarrollar correctamente una visión dentro de la iglesia es necesario que comprendamos que las personas clave no son los talentosos sino los comprometidos. Es una decisión que cada pastor debe tomar, una valoración necesaria: “¿Queremos talento o compromiso?”

Es fácil identificar cuando alguien no está comprometido, se percibe cuando la persona deja de hacer las cosas por amor, eso significa que su corazón se contaminó.

Con estas declaraciones anteriores no quiero condenar a las personas talentosas, pues es el mismo Dios quien les da el talento, lo que quiero que entendamos es que un pastor debe llenar a las personas de amor para que esto las lleve al compromiso. O sea que es posible llevar a una persona talentosa a ser muy comprometida y viceversa.

Antes de cerrar esta nota quiero que recuerdes que tu primer compromiso debe ser con Dios. Tal cual vimos en las relaciones, Dios se ha comprometido con cada uno de nosotros al darnos la vida y al mandar su hijo a morir en la cruz. Lo menos que puedes hacer es un compromiso con Él.

Tu siguiente compromiso debe ser con la familia y la iglesia. Toma la decisión de ser ese remanente que se compromete aun en medio de la generación a la que no le gusta el sacrificio. Tu futuro no puede esperar hasta mañana para que te comprometas. Toma la decisión y compromete y está garantizado Él hará lo que ha prometido desde el principio.

– ¡Seamos amigos! Búscame en las redes sociales como @ApostolEdwinRamos, estoy para servirte y ayudarte. Además, puedes encontrar más palabra de lunes a viernes a las 9:00 AM en mi página de Facebook, en el programa #EncuentrosLive.

Estoy seguro que algo va a suceder en tu vida. ¡Bendiciones!

Compartir
Artículo anteriorEl funeral de la fe
Artículo siguienteAmigos así

No hay comentarios

Dejar respuesta