Empoderados para prosperar

0
357

En la actualidad muchas personas quieren emprender, el problema es que, al igual que los ya empresarios, no quieren sembrar en el reino pues piensan que es algo contraproducente para ellos, más no se dan cuenta que en realidad Dios quiere empoderarlos para prosperar.

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.” – Deuteronomio 8:18 (RVR1960)

Tal y como vemos en Deuteronomio, el poder de hacer riquezas se encuentra en la confirmación de su pacto. Por eso que dice, acuérdate de Jehová, no porque quiera que simplemente lo andemos en nuestra mente sino para que no olvidemos quién es el Dios de la promesa.

Debemos reconocer que la fuerza para adquirir y el poder para producir riquezas ha sido otorgado por Dios. Es Él quién ha dado todo esto en nuestras manos.

La realidad de la iglesia es que no entienden lo que Dios ha dejado por cumplir para entrar en el nivel de riquezas.

Primero hay que meter a la iglesia en una visión, al no tener esto claro las personas viven sin dirección. Luego hay que empoderar a la iglesia, que abran sus ojos y entren a la realidad de lo que Dios ha prometido. Por último hay que movilizarlos para que vayan y empoderen a otras personas.

Una señal del pacto son las riquezas, comprendiendo que esto trasciende el dinero. Las verdaderas riquezas, según Su pacto, es la plenitud de paz, gozo, salud, finanzas, etc.

Dios no te va a dar incremento solo porque sí, Él se mueve a incrementar cuando entiendes cuál es tu propósito. Dios no provee a necesidades, el provee a propósitos. Uno de los principales propósitos en Dios, son las almas y la expansión de Su reino.

Si Dios te diera todas las riquezas financieras, ¿Las pondrías en el Reino de Dios o lo gastarías? Probablemente optes por gastarlo, eso se llama ego, pero Dios siempre dará incrementos mientras la prioridad de tu corazón sea bendecir a otros y bendecir su reino.

Jesús lo dijo: “Dando es como recibimos”. Él, cómo un buen mentor, dio y recibió.

Los propósitos de Dios para prosperar

1. Establecer el pacto de Dios en la Tierra. Este pacto se determina por una bendición visible. Por lo tanto tenemos que entender que nuestra economía no es natural, sino sobrenatural para confirmar el pacto de Dios con nosotros. Cuando estás bajo el pacto vas a ver cómo negocios se cierran a tu derecha y a tu izquierda, pero a ti no te pasa nada.

2. Financiar el evangelio. El problema de la iglesia actual, es que no saben invertir, y gastan sus finanzas en cosas que no favorecen a la visión de Cristo. Sin embargo, es importante entender que hay tres cosas en las que debes invertir. Primero, invierte dónde el Espíritu se está moviendo, invierte en las almas e invierte en Israel.

3. Dejar una herencia a sus hijos. En proverbios 13:22 leemos que el hombre justo deja herencia a los hijos, y a los hijos de sus hijos. Prosperar no es un acto de vanidad o un acto egoísta. Al contrario, prosperar implica pensar que quiero para mi futuro, el de mis hijos y el de todas las generaciones por delante.

“Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.” – 2 Crónicas 20:20 (RVR1960)

La iglesia moderna vive en la escasez porque ha dejado de lado a los dos ministerios que, según la Biblia, cargan la revelación de la prosperidad. Estos son el ministerio apostólico y el profético. La prosperidad está íntimamente ligada a estos dos ministerios. Por ejemplo en Hechos vemos que traían y lo ponían a los pies de los apóstoles.

Para poder acceder a todas estas promesas de la economía, es necesario entender que son causadas por la verdad del ahora. Eso significa que hay que vivir en el vino nuevo, porque el viejo no tiene una progresión de la verdad y vive en un estancamiento donde no hay una actividad espiritual. Lo que necesitas para salir de ahí, es la revelación de la palabra.

Muchas veces queremos entender de qué manera puede llegar tu bendición, y esperamos cosas extremadamente complejas. Pero a Dios le gusta mantenerlo simple. Todo puede venir de dos maneras:

1. Favor y gracia. Cosas que tu dinero no puede comprar, acceso inesperado y favor que va a más allá de tu comprensión.

2. Ideas creativas. Ideas locas, ideas de negocio, ideas que, de la noche a la mañana pueden volverte prospero.

Todo esto no depende de tu esfuerzo natural, ni de lo que tu puedas hacer. Basta con que entiendas que la unción no está solamente en tus manos, sino también en tu boca. Así que a partir de hoy habla sobre lo que quieres ver hecho realidad en tu vida y así sucederá.

– ¡Seamos amigos! Búscame en las redes sociales como @ApostolEdwinRamos, estoy para servirte y ayudarte. Además, puedes encontrar más palabra de lunes a viernes a las 9:00 AM en mi página de Facebook, en el programa #EncuentrosLive.

Estoy seguro que algo va a suceder en tu vida. ¡Bendiciones!

No hay comentarios

Dejar respuesta