La iglesia frente al imperio romano

0
432

La forma de gobierno imperial es tan antigua como la humanidad. Un imperio es un estado muy fuerte e influyente no sólo en su propio territorio sino en los territorios cercanos o lejanos que estén bajo su dominio.

La iglesia cristiana primitiva nació y se desarrolló bajo la influencia del imperio romano, quizá el más poderoso imperio de la antigüedad. La Biblia menciona personajes que servían a los intereses del imperio: los Herodes, Poncio Pilato, Zaqueo, aún Mateo y otros para mostrar el dominio casi total que Roma ejercía .en la provincia de Judea.

Nuestro amado Salvador vivió su ministerio bajo la persecución de los religiosos fariseos, judíos amigos de los gobernantes romanos. Pero lo que los evangelios muestran es que Jesús nunca se dejó dirigir por los romanos, judíos o religiosos, sino que dejó bien claro que la voluntad del Padre había venido a cumplir.

Los apóstoles aprendieron bien esa lección de fidelidad a Dios por encima de los intereses terrenales. Al igual que Jesús, sufrieron persecución por no querer adorar al emperador y eso provocó una reacción del imperio que decretó pena de muerte a los cristianos desde la época del emperador Nerón.

Porqué les pareció peligroso el cristianismo a los romanos? Qué había en los cristianos que amenazaba al imperio? Recordemos que los apóstoles Pedro y Pablo murieron martirizados en la persecución a causa del incendio de Roma. Obviamente, el imperio encontró una razón para culpar a los creyentes en Jesucristo, porque la necesitaba. Un imperio se maneja bajo la ley de la conveniencia propia por encima de cualquier otra cosa. En ese momento histórico,64 DC, convenía al imperio la persecución, no por razones espirituales sino por razones políticas. Casi tres siglos después, la conveniencia del imperio cambió y Constantino decretó la cancelación de la persecución porque así convenía a Roma.

Perseguida o no, la iglesia debió mantenerse fiel a Cristo. Mi reino no es de este mundo, dijo el Señor. Mientras la iglesia fue perseguida a muerte, fue fiel a Dios. Lamentablemente, al cesar la amenaza, la iglesia se prostituyo al mezclarse con la religión pagana de Roma, constituyendo así la plataforma de lo que llegaría a ser el catolicismo Romano.

Todo imperio busca una alianza conveniente con una religión, sin importar si la religión aliada enseña, predica o practica la palabra de Dios. España trajo el catolicismo español como religión necesaria para fortalecer sus conquistas en la nueva América. Religiones como el Islam se han extendido porque tienen un brazo militar fuerte que les permitió a los árabes extender sus dominios hasta el corazón de Europa en el siglo VII.

El problema con el cristianismo es que no nos debemos, por convicción espiritual, sujetar a los intereses de ningún imperio, grande o pequeño, sino que debemos anunciar el evangelio de Cristo a todo el mundo sin distinción de imperios, porque nuestra conquista no es terrenal sino espiritual. Las fortalezas que derribamos no son las militares, económicas o políticas sino las espirituales que atan al pecador a la esclavitud del pecado y a los caprichos del infierno.

Imperios van y vienen.Pronto aparecerá el imperio mundial cuya cabeza será el anticristo,y ese imperio ejercerá por el tiempo establecido el tan soñado dominio mundial.Los primeros cristianos lo creyeron y enfrentaron las crueldades del imperio dominante con valor,sin cobardía.Necesitamos aterrizar como iglesia verdadera y no comprometer jamás nuestra fe poniéndola al servicio de imperios terrenales que pronto desaparecerán.Que Dios nos ayude.

No hay comentarios

Dejar respuesta