Almendras para tu mañana

0
257

…Pondrás sus varas delante de mí…y florecerá la que yo escogiere…para hacer cesar las quejas y murmuraciones…y aconteció el día siguiente que…la vara de Aaron había reverdecido, echado flores, arrojado renuevos y producido almendras” Num 17: 1-8.

¿Qué se puede esperar de una rama desgajada? ¿Qué esperanzas se puede tener de una rama seca?  Ciertamente para lo único que serviría esa para el fuego.  Consumirse en las llamas es el único futuro que una vara seca puede tener.  Su destino está destinado a convertirse en cenizas, al menos que ocurra algo y alguien la seleccione para usos distintos.  Ella agradecida cumplirá con cualquier asignación que se le encomiende.   

No importa el pasado fructífero que hallas tenido, si hoy no hay almendras, se terminó todo.  La disminución de los frutos es inevitable, pero la aniquilación de ellos es fin de la supervivencia. 

Debes de producir frutos donde quiera que estés y como quiera que estés.  Todas las ramas tienen derecho de descansar sin dar frutos.  Hay tiempo de cosecha y tiempo de recuperación para dar más cosecha.  así que no dar frutos es tolerable si la rama sigue viva, pero de una rama muerta ¿Qué se puede esperar?

Tu fe no debe de morir, tus esperanzas, tu visión y tus sueños no deben de ser aniquilados.  De ellos se produce el néctar de la vida, el cual es: La Esperanza. 

Dios es capaz de hacerte producir frutos en tu peor temporada.

Incluso cuando las predicciones sean negativas, y hallan apostadores que aseguran tu derrota, la mano de Dios sobre ti te hará florecer y volver a vivir una vez más. 

La gente todavía no ha probado tus mejores almendras. 

La presencia misma de Dios te hará reverdecer, florecer, echar renuevos y producir almendras. Recuerda que escrito esta: “separados de mí, nada podéis hacer”.

Tu destino será diferente, aunque estés rodeado de muertos al igual que la vara de Aaron, pero al final, vendrá la resurrección esperada para una nueva temporada.

Tus logros, tus éxitos, tus metas alcanzadas y tus más grandes victorias, no vendrán de ti, sino de Dios.  Tu próxima cosecha será vista por todos en tu ciudad.  Así que no estás muerto, simplemente has sido reservado para el mejor de los escenarios de tu vida.

Recuerda que El favor de Dios vino sobre la vara elegida, y no importando que estuviera muerta, Dios la toco.  Ese toque divino se convirtió en una orden de resurrección para el ADN de la vara.  Así que, aunque estuviera seca y muerta, todavía contenía la información genética para producir cosecha según su especie y según su género. 

La esencia se conserva más allá de la derrota

Solo se necesita la vida de Dios para despertar todos los dones, ministerios y talentos con la cual fuiste dotado.

Dios termino con la murmuración y las quejas de Israel haciendo producir almendras de la vara que el seleccionó.  Así que No hay nada más poderoso para taparle la boca a la gente que los frutos

Tus almendras harán que los que te rechazaban terminen reconociéndote y aceptándote como un seleccionado de Dios aquí en la tierra. Pero recuerda que la reproducción de las almendras no depende de ti.  Es la gracia, la misericordia y el favor de Dios el origen de todo don perfecto y de toda buena dadiva. Por lo tanto, nunca presumas tus almendras para robarte la gloria que es de Dios, sino que debes de estar consciente que tus almendras son para saciarle el hambre a otros.   Si, así es.  Naciste para ser bendición y para servir a otros, y no solo para ser fotografiado.

Recuerda no saltarte los procesos. Todo es paso a paso. En el camino a la grandeza no hay atajos, porque los atajos son para los tramposos. Así que conserva las 4 estaciones de la fructificación y vive feliz temporada tras temporada dándole gracias a Dios siempre.  La vara: reverdeció, floreo, hecho renuevos y dio frutos.  Por lo tanto, no siempre habrá almendras, pero si la preparación para su llegada.  Sigue avanzando, aunque solo tengas hojas verdes, celebra con esperanza cuando vengan las flores, alégrate cuando veas nacer las que un día serán tus futuras ramas: la cual son, los renuevos.  Y dale la gloria a Dios cuando aparezcan las almendras. 

 Lee la siguiente lista de almendras y cómetelas cada mañana…

  • No dejes de intentarlo, mañana podrías desayunar almendras.
  • Vive contradiciendo las malas predicciones que otras varas muertas lanzan sobre ti.
  • Conserva tu esencia. Nuca renuncies a ser tú mismo, recuerda que ese es el ADN particular que Dios te dio.
  • Las inversiones de hoy serán las almendras de mañana.
  • Déjate sorprender por Dios cada día.
  • Tu próxima temporada no tiene que ver con los tiempos y estaciones.  Dios incluirá las estaciones y lo tiempos en tu nueva temporada.
  • La sequedad solo será un recuerdo lejano en el gozo que se avecina para ti.  Así que no te quejes, avanza.
  • Sécate las lágrimas, levanta tu cabeza y sigue avanzando, porque mañana será diferente.
  • Mientras unos presumen sus almendras en el árbol que nacieron (Familia), tú las veras nacer en un nuevo árbol genealógico nacido de la presencia de Dios.
  • Se un buscador de la presencia de Dios, porque de un momento a otro tendrás, almendras en la mañana.

Pai Otoniel Alvarado.

Casa Emanuel para todas las Naciones

No hay comentarios

Dejar respuesta