¿Te robaron el corazón?

0
120

2 Sam 15: 6 “De esta manera hacía con todos los israelitas que venían al rey a juicio; y así robaba Absalón el corazón de los de Israel”.

La lealtad hacia Dios, la familia, la empresa donde trabajan algunos e incluso en la iglesia donde nos congregamos, se ve afectada por “ladrones de corazones”. Absalón no se enfrentó directamente a su padre David, sino que comenzó a trabajar sutilmente en el corazón de las personas que apoyaban al rey, es decir “robarles el corazón”. Esta forma de proceder no hace más que imitar la del mismo diablo, quien trabaja sutilmente en el corazón de las personas para que se resistan a sus autoridades, incluso a la voluntad de Dios. ¿Te robaron el corazón?

Del mismo modo, el joven se ubicó a la puerta de la ciudad y fingió tener un verdadero interés en la vida de cada una de las personas que venían a ver a David. ¿Cuántas personas te muestran interés en ayudarte y no te das cuenta de que te llevan a ser desleal a quien le debes respeto y lealtad? 2 Sam 15:3 “Entonces Absalón le decía: Mira, tus palabras son buenas y justas; mas no tienes quien te oiga de parte del rey.” 

Absalón el hijo del David, ganaba la voluntad de toda aquella persona que tenía alguna queja, colocándose en un punto estratégico, lo hacía, como era usual en los mercaderes, que establecían sus tiendas para ser vistos y oídos cerca de las puertas, por la misma razón. Absalón, fue a la puerta de la ciudad para “robar el corazón” de los líderes de Israel, así como los de la gente común. ¿Qué pretendía lograr Absalón? Ganarse la simpatía de aquellos que al parecer no eran escuchados por su rey. ¡Cuidado con los ladrones de corazones! 2 Sam 15:2 “Y se levantaba Absalón de mañana, y se ponía a un lado del camino junto a la puerta; y a cualquiera que tenía pleito y venía al rey a juicio, Absalón le llamaba y le decía: ¿De qué ciudad eres? Y él respondía: Tu siervo es de una de las tribus de Israel”. 

Una persona con “espíritu de Absalón” se describe, como aquella que cautiva con astucia los corazones, ocupando artimañas para lograr sus propósitos. Es común en el liderazgo de cualquier tipo, que personas anhelen tu puesto de dirección o de influencia y para eso, usarán todo lo que esté a su alcance para arrebatártelo, ofreciendo a sus potenciales seguidores, que cuando llegue al poder, entonces él si podrá ayudarles. ¿Estás seguro de que tu amigo confidente no se aprovechará de tu debilidad? 2 Sam 15:4 “Y decía Absalón: ¡Quién me pusiera por juez en la tierra, para que viniesen a mí todos los que tienen pleito o negocio, que yo les haría justicia! 

Padres, alerta, porque intentarán robar el corazón de tus hijos, haciéndoles creer que la disciplina impuesta por ustedes no la necesitan. Los convencerán de que dejen su casa, que ya son mayores de edad y por lo tanto independientes, en especial de Dios. ¿Conoces los amigos de tus hijos y sabes que no son “ladrones de corazones”?

Amados amigos y hermanos, algunos de sus hijos en la adolescencia, tienen “amigos” con ese espíritu, que tratarán de “robar su corazón”, haciéndoles creer que ellos les escucharán sus quejas, sus sueños y les dedicarán tiempo que ustedes padres, muchas veces no les dedican. Cuando en una familia se sufre toda clase de problemas, en muchas ocasiones, es probable que no se está atendiendo adecuadamente las necesidades de los suyos.

¿Quieres saber si eres el terreno fértil para ser un “robador de corazones”? Cuando entra a tu vida la insatisfacción y la frustración, eso te califica como tierra disponible para que llegue alguien con un espíritu de Absalón y siembre en tu corazón la semilla de la discordia.

Recuerda, cuando pierdes el respeto a los tuyos, y hay rebeldía a tus autoridades, ten cuidado, porque puede ser un indicativo que…

¡TE ROBARON EL CORAZÓN!

No hay comentarios

Dejar respuesta