¡Que no te engañen las apariencias!

0
107

Job 1: 4 “Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás”

Job y su esposa eran un matrimonio genuino, pero con amigos, invitados, y familiares de apariencia, porque cuando se terminó la prosperidad por la prueba que Dios había preparado para este matrimonio, los amigos, los invitados y los hermanos de ellos se apartaron, claro ya había Job descubierto lo que tenían en sus corazones, solo les interesaba sus bienes, lo que compartían con ellos, pero al faltar la provisión, ahora se habían alejado. ¿Logras mirar que todos ellos solo buscaban las cosas que tenían? ¿Verdad que las apariencias engañan? Job 19:13 “Hizo alejar de mí a mis hermanos, Y mis conocidos como extraños se apartaron de mí”.

Durante muchos años como creyente y aún como pastor, juzgué a la esposa de Job, como probablemente lo habrán hecho algunos de ustedes, es decir, ella habló solo una vez, y Job le dice: fatua, falta de razón o entendimiento. La causa era un reclamo de su esposa a Dios sin comprender lo que pasaba. Creo que nadie se atrevería a escoger a una mujer como ella para casarse. Eso demuestra que ella era aparentemente la “bruja” indeseable. ¿Usted escogería a una mujer como la de Job para vivir con ella toda la vida? ¡Cuidado hermano, las apariencias engañan ella nunca lo abandonó! Job 2: 9 “Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a tu Dios, y muérete”.

En los votos matrimoniales se incluyen la fidelidad en la enfermedad y la salud, la prosperidad y la adversidad. Tal parece que el matrimonio de Job realmente no calificaba para ser algo digno de imitar en este tiempo, pero mi sorpresa fue cuando me di cuenta de que ella no lo abandonó, estuvo con Job en todo el proceso difícil de la perdida de sus diez hijos. ¿Te das cuenta de que las apariencias engañan? ¿Cuántas mujeres conoces que abandonaron a sus parejas cuando su esposo enfermó? Job 1:19 “y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia”. 

¿Quién ama más a sus hijos, el padre o la madre? No lo sé, pero debió ser desastroso y muy doloroso enterrar a cada uno de ellos. Perdona lo que preguntaré: ¿Cómo te sentirías si perdiera a todos tus hijos en un momento? ¿Dirías gloria a Dios? Te aseguro que no, ¿Te das cuenta de que no podemos juzgar a una persona por un solo evento y si por una tendencia? La Biblia no nos dice que ella lo abandonó, de hecho, daremos por sentado que sus hijos que recibió de restitución fueron de ella misma, porque Dios no le dio otra esposa a Job. ¿Verdad que las apariencias engañan? Job 42:13 “y tuvo siete hijos y tres hijas.  14Llamó el nombre de la primera, Jemima, el de la segunda, Cesia, y el de la tercera, Keren-hapuc”. 

Amados amigos y hermanos, no se puede juzgar como malas o inmaduras a las personas por un proceso de prueba que estén pasando, y menos si ellos son amigos, o hermanos en la fe, y mucho menos nuestra familia. Nuestra actitud debe ser apoyarles, orando por ellos en lugar de juzgarlos, todos podemos flaquear en momentos de crisis, pero es allí donde nuestras oraciones deben ser genuinas y no de apariencia.

Recuerda, podemos equivocarnos…

¡QUE NO TE ENGAÑEN LAS APARIENCIAS!

No hay comentarios

Dejar respuesta