Verdades de un matrimonio maduro

0
317

El matrimonio es para amar: El amor en un matrimonio maduro no se trata de sentimientos, ni de emociones, ni de pasión. Se trata de convicción, de tomar la decisión de amar a la otra persona; amar es buscar el bien del otro, en pocas palabras es vivir para servir y buscar el bien del otro.
El verdadero amor no termina: Partiendo del hecho que amar a alguien no depende de que el otro haga algo para merecer tu amor, sino que tu decides amarlo o amarla; entonces ese amor no termina. Cuando el amor nace de forma madura, no inicia por los actos o palabras dulces del otro y por lo tanto no termina por los actos o palabras ásperas y duras del otro.
Todo matrimonio debe pasar por pruebas de fuego: La persona que piensa que un matrimonio solido y verdadero en donde ambos se amen sinceramente, nunca tendrá problemas como la infidelidad, u otros en donde se ponga en duda la veracidad y la integridad de una o ambas partes, esta equivocada. El matrimonio esta formado por 2 seres humanos completamente imperfectos, llenos de defectos, miedos, limitaciones y otras cosas que pueden hacer que se equivoque en sus decisiones. La idea de casarte con alguien no se trata de garantizar que tu pareja nunca hará que nada te dañe, o que siempre hará lo que tu deseas para ser feliz tu; la idea de casarte con alguien es caminar el resto de tu vida junto a alguien que te hace bien y a quien tu puedes hacerle bien y ayudarse mutuamente a ser mejores personas. En ese sentido, un matrimonio maduro lejos de señalar con odio y venganza los errores de su pareja le ayuda a superarlos.
La felicidad en el matrimonio depende de ti: El matrimonio no debe ser un martirio aun así te hayas casado sin amar profundamente a tu pareja. Por muy diferentes que sean con tu pareja seguro que ambos tiene cosas maravillosas que deben aprender a disfrutar. No hagas de tu relación un campo sitiado en donde el que esta afuera quiere entrar y los que están dentro desean salir desesperadamente. La vida en familia se construye en equipo y no por una sola persona, se parte de la solución y no del problema.
El amor verdadero se alimenta pero no solo de las cosas externas como regalos, detalles, palabras, gestos y demás; se alimenta de lo interno. Que pensamientos tienes acerca de tu pareja? Estas enfocada solo en sus defectos? Seguramente te sentirás frustrada. Cuando vemos solo los defectos de los demás, es porque tenemos un trono muy grande que ocupamos nosotras mismas. Así mismo se alimenta de la relación que cada uno tenga con Dios. Mientras mas cercanos estén cada uno de Dios mas cerca estarán uno del otro. Mientras trabajen por vivir una vida en el espíritu cada uno, mas noble, tierno, fuerte y duradero será su matrimonio.

No hay comentarios

Dejar respuesta