¿Qué voces escuchas?

0
125

Núm. 7:89 “Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión, para hablar con Dios, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines; y hablaba con él”.
 
Una de las cosas más impresionantes debió ser escuchar literalmente la voz de Dios, ¿cómo sería? ¿Quizá en tono dulce? O ¿Enérgica, dura y firme? ¡Imagínate escuchar la voz de Dios mismo! Moisés debió haber temblado al oírlo, ¡impactante diría yo! Sin embargo, ¿qué hay de nosotros? Tenemos la Palabra de Dios escrita para guiarnos, instruirnos, exhortarnos, enseñarnos y debemos mostrar reverencia y respeto por ella. ¿Qué voces escuchas? Sal 29:4 “Voz de Jehová con potencia; Voz de Jehová con gloria.
 
Dios hablaba directamente a su pueblo para instruirlo en el estilo adecuado de vida, en una ocasión habló al profeta Samuel que no conocía la voz de Dios muy a pesar de ministrar en el templo de Dios, fue después de varias oportunidades que el sacerdote Elí le dijo que seguramente se trataba de Jehová Dios, y le da la instrucción que si se repetía el llamado de “esa voz” contestara: “habla que tu siervo oye” ¿Qué voces escuchas? 1 Sam 3:9 “Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, Jehová, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar”
 
La Biblia también registra estas conversaciones para darnos a conocer el carácter de Dios, qué mal nos vemos cuando tomamos estas palabras en forma displicente sin importarnos, incluso a veces le damos más énfasis a una palabra profética que viene de un mortal, que por supuesto si es profeta genuino proviene de Dios, pero la Palabra escrita, es igual que la que escuchó Moisés. Tenemos el privilegio de hablar directamente con Él, pero contesta de una manera diferente: por medio de un profeta auténtico; por medio de su Palabra escrita, en sueños, en visiones y a través de la guía de su Santo Espíritu. ¿Qué voces escuchas?
 
Para recibir dirección correcta, necesitamos intencionalmente querer conocer a Dios como lo hizo Moisés, porque, aunque Dios había hablado directa y audiblemente con Moisés y Samuel, era rara la vez que lo hizo durante los varios siglos gobernados por los jueces. ¿Por qué no se dejaba escuchar la voz de Dios? Observa la actitud de los hijos de Elí, o se negaban a escuchar a Dios o permitían que la ambición se interpusiera entre ellos y cualquier comunicación con Él. ¿Qué voces escuchas?  1 Sam 3:13 “Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado”.
 
Amados amigos y hermanos, escuchar su voz es muy importante y vital en una relación con Dios, aunque no siempre usa el sonido de una voz humana, nos habla con igual claridad por medio de su Palabra, para recibir sus mensajes, para animarnos, consolarnos, debemos estar listos a escuchar y actuar sobre lo que nos diga y al igual como Samuel estar listos para decir: “habla porque tu siervo oye”. 1 Sam 3:10 “Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye”.
 
¿Quién oye la voz de Dios? Jesús dijo: “si es mi oveja, me conoce, me oye y me obedece”, significa que quien no oye, es probable que no lo conoce y mucho menos le obedece. ¿Desde cuándo no oyes la voz de Dios? ¿Alguna vez la has escuchado? ¿Te emociona saber que Dios ahora mismo te podría estar hablando?
 
¿QUÉ VOCES ESCUCHAS?

No hay comentarios

Dejar respuesta