fbpx
jueves, junio 24, 2021

Soy cristiano a “mi manera”.

- Publicidad -
- Publicidad -


Alex Navas.

“Yo sigo a Jesús a mi manera”, “le busco a mi manera” ,”le sirvo a mi manera”. He escuchado muchísimas veces frases cómo estás y suena como el intento de justificar un cristianismo con buenas intenciones pero poco compromiso.
Veamos en este devocional si existe un “cristianismo a mi manera” basado en el evangelio de Marcos Capítulo 12:28-31

“Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que estos.”
S. Marcos 12:28-31 RVR1960

La pregunta en verdad requería una respuesta para nada sencilla teniendo en cuenta que la ley de Moisés era abrumadoramente extensa y nadie podía cumplirla a cabalidad , por lo que la pregunta toma mayor relevancia en cuanto cuál mandamiento de toda la ley era el más importante. Sin embargo Jesús responde no en términos de un orden numérico sino en orden de importancia : “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.

Al leer este pasaje de la Biblia, no es difícil darnos cuenta que Dios quiso establecer muy bien cual seria el primer mandamiento de todos, no habría dudas ni medias tintas, no dejaría un solo hueco por el cual poder escaparnos de la responsabilidad de amarle con todo lo que somos.

Con el corazón esto quiere decir amarle con voluntad con pasión, fuerza y devoción.
Amarle con toda el alma , es decir mis emociones , mis sentimientos.
Amarle con toda nuestra mente : mis pensamientos , y adorando con reflexión.
Amarle con todas nuestras fuerzas: y esto incluye esfuerzo físico, nuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo (Romanos 12:1)

Queridos adoradores al observar las palabras categóricas de Jesús con respecto al primer mandamiento nos queda claro que no existe mi manera de amar a Dios, o mi manera de seguir a Dios o mi manera de adorar a Dios. Existe la manera bíblica de amarlo y es con todo el corazón , con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente.
Dios no esta interesado en compromisos a medias, la obediencia parcial o las sobras de nuestro tiempo. Dios no quiere pedacitos de nuestra vida. Aquel que lo dio todo en la Cruz demanda todo nuestro amor por el.

- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

Alex Campos llega con un nuevo sencillo “Vivir con Él”

Por: Franja Group Agencia Tras el Éxito del Concierto “Al Taller del Maestro”, el cantante colombiano, Alex Campos llega con un...
- Publicidad -

Futbolista colombiano Juan Guillermo Cuadrado presentó libro con su testimonio

Vía GNA / Cortesía de Hechos y Crónicas https://youtu.be/nxcxVAeHLf8

El ser humano y las mascotas

Curioso el título, ¿verdad? Permítame explicarme: El hombre no se ama. Lo podemos ver en muchos...

La Huella de la enseñanza

La primera escuela en un individuo siempre es su casa, la manera en la que es enseñado, exhortado, corregido, va generando una...

NOTICIAS RELACIONADAS

Alex Campos llega con un nuevo sencillo “Vivir con Él”

Por: Franja Group Agencia Tras el Éxito del Concierto “Al Taller del Maestro”, el cantante colombiano, Alex Campos llega con un...

Futbolista colombiano Juan Guillermo Cuadrado presentó libro con su testimonio

Vía GNA / Cortesía de Hechos y Crónicas https://youtu.be/nxcxVAeHLf8

El ser humano y las mascotas

Curioso el título, ¿verdad? Permítame explicarme: El hombre no se ama. Lo podemos ver en muchos...

La Huella de la enseñanza

La primera escuela en un individuo siempre es su casa, la manera en la que es enseñado, exhortado, corregido, va generando una...
- Advertisement -

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí