fbpx
miércoles, mayo 19, 2021

Cuando Dios nos disciplina

- Publicidad -
- Publicidad -
“Hijo mío, no rechaces la disciplina del SEÑOR
ni te enojes cuando te corrige.” Proverbios 3.11
¿Conoces la disciplina que viene de parte de Dios? ¿Alguna vez la has
experimentado? ¿Qué sentiste cuando fuiste consciente de que lo que te estaba
pasando era parte del trato particular de Dios contigo? En algunos casos optamos
por rechazar la disciplina de parte de Dios. En otras ocasiones optamos por
enojarnos en contra de Dios y de todo lo que lo represente. Ambas reacciones son
comprensibles, pero no terminarán en nada bueno. En el libro de Hebreos se nos
recuerda los siguientes principios, Dios disciplina solamente al que ama, Dios es un
Padre amoroso y por ello cuando sea necesario disciplinar lo hará sin dudarlo.
Finalmente, también se nos recuerda que el Padre celestial disciplina solamente a
los que son sus hijos y lo hace para nuestro bien. ¿Crees que puedes reaccionar
diferente la próxima vez que seas disciplinado por tu amoroso Padre celestial?
- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

Estrategas

“Los amigos comentan: “Observad cómo ha perdido su entusiasmo”. Pero él no hace caso de los comentarios, porque los amigos no conocen...
- Publicidad -

Reconcilíate con tu hermano

https://youtu.be/oRVPGiSukkY

¿Judíos y Palestinos? ¿De una misma raíz y enemigos?

Fue hace algo así como 70 años. Nuevamente, las Naciones Unidas (y bajo el liderazgo de Gran Bretaña), firmaron y declararon formalmente...

Fuerzas para seguir esperando

“¿Qué fuerzas me quedan para seguir esperando?… ¿Tengo acaso las fuerzas de la roca? ¿Acaso tengo piel de bronce?” Job 6.11-12

NOTICIAS RELACIONADAS

Estrategas

“Los amigos comentan: “Observad cómo ha perdido su entusiasmo”. Pero él no hace caso de los comentarios, porque los amigos no conocen...

Reconcilíate con tu hermano

https://youtu.be/oRVPGiSukkY

¿Judíos y Palestinos? ¿De una misma raíz y enemigos?

Fue hace algo así como 70 años. Nuevamente, las Naciones Unidas (y bajo el liderazgo de Gran Bretaña), firmaron y declararon formalmente...

Fuerzas para seguir esperando

“¿Qué fuerzas me quedan para seguir esperando?… ¿Tengo acaso las fuerzas de la roca? ¿Acaso tengo piel de bronce?” Job 6.11-12
- Advertisement -

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí