fbpx
domingo, agosto 7, 2022

Sígueme…

- Publicidad -

Mateo 9:9  ““Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió” 

El mundo está lleno de mucho quebrantamiento. La gente está buscando respuestas y un propósito en sus vidas. Esta generación tiene tantos miedos y dudas, tratando de descubrir quién es Dios y qué quiere de nosotros.

Anoche estuve predicando en una congregación en donde había muchos jóvenes, jóvenes que crecieron sin un padre a la vista, con una madre que se dedica a la venta diaria en un mercado y el Espíritu Santo les habló por medio del mensaje que se predicó: “Ustedes han vivido hasta ahora vidas vacías. Vacías en el sentido en que no ha habido nadie que les haya enseñado, instruido o guiado en sus caminos. Nadie se ha preocupado por enseñarles los retos y los desafíos que la vida les impondrá en su caminar, es por eso que han tenido que buscar en las calles a sus maestros y éstos los han torcido en vez de ayudarles…”

Al escuchar esas palabras. algunos de ellos empezaron a derramar sus lágrimas. Fueron lágrimas de dolor y de soledad. Porque supieron allí que ellos no habían nacido para esa clase de vida. Que hay un nivel superior en donde moverse y ser alguien útil e importante en la vida, influir en otros, organizar  las vidas de otros con la ayuda del Señor que los estaba buscando.

Como el publicano Mateo, ellos también crecieron escuchando a su madre cantar coritos, asistir a la iglesia y quizá participar en algún ministerio, pero nadie se ocupó de llevarlos de la mano para enseñarles otro estilo de vida. Y se dedicaron a todo, menos a vivir abundantemente. 

Hasta que Jesús pasó por su lado y los vio.

Un escritor particular de los evangelios lo habría entendido bien. Probablemente Mateo creció en un hogar judío tradicional; había oído todas las historias del Antiguo Testamento y visto toda la religión. Sin embargo, algo había salido mal; él se convirtió en recaudador de impuestos para el Imperio Romano, y éstos eran puestos en la misma categoría que las rameras, los traidores y los pecadores. En su evangelio, Mateo da un poco de su testimonio.c“Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió” (Mateo 9:9).

Mateo habría tenido todo el dinero y los conocimientos religiosos y, sin embargo, por dentro estaba tan quebrado y vacío. Entonces tuvo una revelación de Jesús. Habría perdido su trabajo para seguir a Cristo. Probablemente renunció a su riqueza y tal vez incluso perdió las relaciones con su familia. Se habría enfrentado a la persecución de los líderes religiosos de su época. Según la historia de la iglesia, él se convirtió en misionero en el norte de África y finalmente murió como mártir por el Evangelio.

Estoy seguro de que si pudieras preguntarle a Mateo: “¿Lo harías todo de nuevo? ¿Seguirías a Cristo fuera de esa mesa de impuestos, sabiendo cómo cambiaría tu vida, lo que te costaría?” Él respondería: “Sí. Cien veces más”.

Hay algo tan definitorio sobre la autoridad, el poder y el amor de Dios cuando realmente lo encontramos. Creo que Dios nos está llamando a levantarnos porque la iglesia y el mundo necesitan desesperadamente ver el corazón de Dios viviendo a través de ellos. Así como Jesús quería sanar en la generación de Mateo, Dios quiere volver a moverse en esta generación. Esta es la expresión de la compasión de Cristo de la que Mateo fue testigo y escribió: “A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies” 

Existimos con el propósito de llevar la Palabra y el poder del Espíritu Santo a los espacios quebrantados. Al igual que con Mateo, Cristo nos dice: “Sígueme”. Si obedeces, tu vida nunca será la misma.

- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

¿Qué le da su Sara…?

Génesis 17:19 “Pero Dios dijo: No, sino que Sara, tu mujer, te dará…” No es bueno que el hombre esté solo,...
- Publicidad -

El alfarero

Jeremías 18:4 “Y la vasija de barro que estaba haciendo se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de ella...

Genocidio canadiense en escuelas residenciales

Cuando el Papa Francisco dijo, al salir de Canadá, que cree que lo que sucedió en las escuelas residenciales de este país...

Puestos los ojos…

Hebreos 12:2 “…puestos los ojos en Jesús…” Una buena mayoría de cristianos no viven la vida abundante que el Señor...

NOTICIAS RELACIONADAS

¿Qué le da su Sara…?

Génesis 17:19 “Pero Dios dijo: No, sino que Sara, tu mujer, te dará…” No es bueno que el hombre esté solo,...

El alfarero

Jeremías 18:4 “Y la vasija de barro que estaba haciendo se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de ella...

Genocidio canadiense en escuelas residenciales

Cuando el Papa Francisco dijo, al salir de Canadá, que cree que lo que sucedió en las escuelas residenciales de este país...

Puestos los ojos…

Hebreos 12:2 “…puestos los ojos en Jesús…” Una buena mayoría de cristianos no viven la vida abundante que el Señor...
- Advertisement -

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí