fbpx
lunes, junio 17, 2024

La Suficiencia de las Escrituras frente a los Desafíos Culturales Contemporáneos

- Publicidad -spot_img

La Suficiencia de las Escrituras frente a los Desafíos Culturales Contemporáneos

En un mundo en constante cambio y creciente complejidad, la iglesia evangélica salvadoreña enfrenta desafíos culturales que afectan su entendimiento y percepción de la verdad. El secularismo, el relativismo moral y la crisis de identidad son solo algunos de estos desafíos que impactan a la sociedad de hoy. En medio de este panorama, la Biblia sostiene que las Escrituras mismas son suficientes para abordar y superar estos desafíos. En este artículo, exploraré la relevancia y autoridad de las Escrituras en el contexto actual y cómo pueden guiar a los creyentes a través de estos tiempos difíciles.

Desde la Reforma Protestante, la suficiencia de las Escrituras ha sido un pilar fundamental en la teología de la verdadera iglesia. Los reformadores, como Juan Calvino y Martín Lutero, abogaron por el principio de «Sola Scriptura», que sostiene que la Biblia es la única fuente de autoridad para la fe y la práctica cristiana. Este principio resalta que la Palabra de Dios es completa y no necesita ninguna adición o suplemento externo.

  1. El primero de los desafíos que enfrentamos es el secularismo que, como ideología y movimiento cultural, aboga por separar religión y vida pública, favoreciendo una visión del mundo basada en la razón, la ciencia y la experiencia humana. Postula que las decisiones políticas, sociales y éticas deben tomarse sin recurrir a doctrinas religiosas. Esta perspectiva ha debilitado la fe y alejado la autoridad bíblica en la sociedad contemporánea y sus instituciones públicas, educativas, políticas, etc., asociándose a un enfoque humanista y autónomo del ser humano. No obstante, las Escrituras siguen siendo un faro de verdad y base moral, pues en Dios toda la humanidad vivimos, nos movemos y existimos (Hch 17:28). Pablo afirmó en 2 Timoteo 3:16-17 que la Escritura, inspirada por Dios, “es útil” para enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia, preparándonos para ser maduros y preparados para toda buena obra. Así, la Biblia contiene lo necesario para vivir piadosamente en un mundo secularizado.
  • El relativismo moral, es otro desafío que enfrentamos. Sostiene que no hay verdades morales absolutas y que cada individuo puede determinar su propia moralidad. Sin embargo, las Escrituras nos proporcionan principios morales claros, absolutos y universales para todos los seres humanos, independientemente de su cultura o contexto histórico. Por ejemplo, los 10 Mandamientos y el Sermón del Monte, nos exhiben el carácter sagrado y justo de Dios, de quien fuimos creados a imagen y semejanza: porque Dios es Santo nosotros también debemos serlo en nuestro carácter y conducta. El evangelio fomenta en nosotros una ética que nos posibilita mantener una moral coherente en una cultura moralmente ambigua.
  • Por último, quiero referirme a la crisis de identidad, que incluye confusión en torno al género, preferencias sexuales y propósito de vida; es un desafío en la sociedad actual y ha afectado a algunas iglesias locales. Estas iglesias están confundidas acerca de su misión e identidad. Sin embargo, las Escrituras afirman que nuestra identidad y propósito se encuentran enraizados en Dios, ya que hemos sido creados a su imagen y semejanza (Génesis 1:27). Esta identidad no depende de logros personales, relaciones, profesiones o circunstancias externas, sino de nuestra relación con Dios a través de la fe en Jesucristo. Esto implica que, al profundizar en nuestro conocimiento de Dios, nos conoceremos mejor a nosotros mismos, y al profundizar en la voluntad de Dios en su Palabra, descubriremos nuestro propósito y la forma adecuada de vivir. De esta manera, encontraremos verdadera satisfacción y alegría en nuestra relación con Él.

En conclusión, la suficiencia de las Escrituras es un principio fundamental en la iglesia verdadera e históricamente evangélica que sigue siendo relevante y necesario en nuestra época actual. A pesar de los desafíos culturales que enfrentamos, como el secularismo, el relativismo moral y la crisis de identidad, entre muchos otros, la Biblia proporciona la verdad, el fundamento moral absoluto y la claridad que necesitamos para vivir vidas piadosas y significativas. Al aferrarnos a las Escrituras y buscar la sabiduría de Dios en el evangelio y la historia misma de redención, los creyentes pueden encontrar consuelo, dirección y esperanza en medio de un mundo en constante cambio.

- Publicidad -spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Publicidad -spot_img

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí