¿Es la mujer el sexo débil?

0
361

POR JULY DE SOSA 

Desde pequeña escuche el calificativo de “sexo débil” atribuido a la mujer. El cual obviamente no entendía y hoy en mi etapa de adulta sigo sin entender ¿a quién? Se le pudo ocurrir darle ese distintivo a la mujer.

Desde el momento mismo de su creación el gran ¡yo soy! Dios el Señor, revelo el porqué de su existencia. En el Génesis luego que hubo creado al hombre Dios que todo lo ve, miro que hacía falta un ser especial que pondría el broche de oro a su creación, y dijo: No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea para él. (Génesis 2:18) Entendamos que esa ayuda idónea fue creada con capacidades iguales o mayores, que las del hombre, “ya que es la mujer la que da a luz a los hijos” definitivamente tiene que ser extraordinaria para que Dios hiciera su creación perfecta con ella…

Créame que no hay nada de feminismo en el tema de este día. Sino más bien la necesidad de recordarle al sexo femenino lo especiales, fuertes, valientes, heroínas  sagaces, maravillosas, y mil atributos más con los que fuimos creadas por las mismas manos que crearon el universo.

En la actualidad vemos como el mundo gira alrededor de la mujer, en ella se inspiran los famosos diseñadores de modas, que ocupan el mayor mercado económico. Su naturaleza es deseada, e, imitada por muchos que nacieron varones.

La mujer está presente en las diferentes profesiones que existen sin importar la inteligencia, fuerza, y diseño que esta requiera. De la misma forma que somos capaces de dar a luz a un bebé, contamos con las capacidades para desarrollar actividades físicas, y mentales, igual que los hombres, conocidos como “sexo fuerte”.

Es de cara a esta realidad que no encuentro el porqué del calificativo “sexo débil” pienso que es muy probable que quizá el creador de este distintivo, se refería a “sexo suave”. Porque ese nombre si encaja con la delicadeza de una mujer.

Ya que Dios puso en ella suavidad en sus palabras, manos, corazón, y espíritu. Que muestra con ingenio y sabiduría, y le permite descubrir el poder  que ni ella misma conocía que poseía. Nada más efectivo para sanar un dolor físico o emocional de un niño, como un beso de su mamá, y nada más catastrófico para él, que su ausencia.

Lo que realmente cautiva el corazón masculino son las palabras y manos suaves de una mujer, estas pueden “salvar o destruir” a un hombre ¿Recuerda usted? que las palabras y caricias de Dalila fueron las que acabaron con la fuerza de Sansón. Y el ingenio y sabiduría usado por Ester, fue lo que cautivo el corazón de su esposo y salvo a su pueblo de la muerte…

Definitivamente la mujer no tiene nada de “sexo débil” por el contrario si ella tiene clara su identidad, es capaz de gobernar sabiamente su vida, y tomar decisiones importantes que dan un giro de bien en su hogar, sociedad, país, y en el mundo entero.

¡Gloria a Dios por crear, levantar, y dignificar a la Mujer!

No hay comentarios

Dejar respuesta