Crucifícale

0
281

Por: Pastor Edgard López Bertrand jr

Las redes sociales dejaron de ser maneras modernas de comunicar nuestros sentimientos y se han convertido en medios de destrucción masiva, ya sea por nuestros post, o por nuestros errores diarios; es cuestión de minutos para que los “Memes” surjan con una creatividad envidiable, esta semana pasada un reconocido político fue acusado por otro funcionario público de haber estado involucrado en algunos hechos confusos de tránsito.

En cuestión de minutos ambos publicaron sus pensamientos en las redes sociales de mayor interés y todos nosotros dando like a sus boberías y estupideces, pareciera que estamos esperando la noticia del día para participar de dicha crucifixión; ahora hasta existen aplicaciones y páginas como cuentas especializadas para promover este tipo de conducta, las cuales están dando frutos negativos en medio de una sociedad ya muy dividida por el odio como la lucha de clases.

¿Estás tú libre de pecado? ¿Estás apto para criticar el gris de otro teniendo negra el alma? ¿Tienes un récord limpio como para que exigir que otro se comporte? Un dicho Argentino me enseño al decir “Cállate Che que tú también tienes tu historia”. En otras palabras calladitos nos vemos más bonitos, sugiero que tomemos en cuenta que algún día podemos estar nosotros en la silla de los acusados como lo estuvo Jesús antes de llegar a la cruz del calvario.

No olvides que todo lo que sembramos cosechamos, y esta regla de la vida o de Dios como le quieras llamar aplica sin restricciones para todos no haciendo acepción de personas; no participemos de las obras infructuosas de la carne nos ordena la Biblia, ya que el participar en dichas obras resta de la imagen que Dios nos dio como creación suya. Perdemos tiempo importante que podríamos ocupar en construir un mundo mejor, todo ese tiempo que gastamos en estos comentarios negativos podemos convertirlos en consejos para mejorar la vida de todos.

Las tendencias cambian pero las consecuencias siempre serán las mismas, reflexiona y cambia esa manera de ser; no seas con todos intenta cambiar de rumbo tu vida, aplica las buenas recomendaciones sin necesidad de caer en lo vulgar o corriente. Recuerda que atrás de nosotros está una nueva generación que está comiendo y homologando todo lo que nosotros estamos haciendo, no seas de aquellos que cuando alguien está en problemas hacen leña del árbol caído seamos misericordiosos ya que la Biblia nos enseña que el que es misericordioso alcanzará misericordia.

No hay comentarios

Dejar respuesta