¡Por unos dólares más!

0
415

Por : Pastor Edgard López Bertrand jr

No pierdas tu dignidad esta historia inicia en el Antiguo Testamento cuando un joven llamado José es vendido por sus hermanos y llega de alguna manera milagrosa a Egipto y termina como administrador del gran faraón de la época; este joven tenía algo superior en el, Dios estaba con José como lo afirma la Biblia en génesis y quien tiene a Dios lo tiene todo.

Cuántas veces has visto la prosperidad de los malos y tu corazón se pone mal o resentido pensando de como ellos tienen todo mientras tu careces de muchas cosas, cuantas veces vimos a los poderoso viajando, comiendo en buenos lugares, bebiendo los mejores vinos; esto no es nada nuevo como también no es nuevo lo que la ciencia afirma, todo lo que sube cae.

José volviendo a nuestra historia del génesis capítulo 39, llegó a ser tan grande que podía tocar todo lo del reino menos la esposa del faraón; esta estaba fuera de sus límites de autoridad no era algo permitido para él o para cualquier otro del reino, al ver la esposa de; faraón que el joven José tenía talento físico y autoridad quizo seducirlo a mantener un encuentro sexual y le tomó por la ropa intentando forzar dicha eventualidad.

Lo bueno por naturaleza atrae, así los hijos de Dios son atractivos para los que no lo son, personas que les gusta lo bueno, les gusta lo fiel, les gusta lo limpio u ordenado, es allí donde el engañador pretende ofrecerte los reinos de la tierra; la admiración de los hombres, la fama que todo ser humano, algún día soñó tener , esto y mucho más y sus ángeles caídos ofrecen a aquellos que aún están de pie.

José determinó no contaminarse con la esposa del faraón y ofendida ella lo difamó y lo puso en mal ante su esposo el máximo líder de esa gran Nación de Egipto y eso le costó su libertad. Fuen encarcelado como todos los criminales, fue humillado ante el pueblo que le vio caer de la gloria del reino a la cárcel donde pagaban sus penas los criminales; pero fue en ese momento donde su dignidad le llevó a los brazos del amor de Dios que sobrepasa todo límite humano.

No vendas tu dignidad por unos dólares más, recuerda que todo pasa pero Dios queda, no olvides que nada es para siempre, no pierdas lo bueno por creer que lo inmediato es lo mejor; lo bueno gusta mas que lo malo o fácil, todos aquellos que por años admiramos y pensábamos que eran insuperables ahora están siendo víctimas de sus actos pasados, actos que golpearon a todos los de su familia y a la sociedad en general.

José finalmente fue excarcelado, salir no por sus dotes o dones personales, lo que lo sacó de la cárcel fue el haber mantenido su dignidad ante la tentación que en ocasiones puede ser muy atractiva y sus ofertas altamente necesarias; no te rindas ante la tentación, no te canses de hacer el bien. Dios esta contigo y recompensará tu fidelidad y amor por lo bueno, cuando estás en tentación recuerda la historia de José .

No seas como todos por unos dólares más.

No hay comentarios

Dejar respuesta