Ocúpate en la mayor responsabilidad que como hijo De Dios tienes

0
329

POR JULY DE SOSA

La Biblia, aconseja avivar el don que está en nosotros, haciendo uso del poder de dominio propio que de Dios recibimos (2 Timoteo 1:6 -7)

Avivar el don de Dios en nosotros es nuestra mayor responsabilidad. Podemos asistir a diferentes sitios donde se predique la palabra de Dios, pero la decisión de creerla y hacerla germinar en nosotros, es nuestra. Jesús uso una parábola como ejemplo para explicar las diferentes formas de recibir su palabra, para aprovecharla o ignorarla, en Mateo 25:14-30.

La parábola enseña claramente que los talentos fueron entregados a cada uno de ellos, y a los mismos, se les pidió cuentas acerca de lo que hicieron con lo recibido.

Considero importante el hecho de que cada uno tome en serio su responsabilidad de avivar el fuego de Dios en su vida. Y más en este tiempo que para muchos la vida “vale nada”. Teniendo presente que un día se nos pedirá cuentas de la invitación que recibimos de parte de Dios para vivir siguiendo el plan que él diseño de ante mano para cada uno de nosotros. Sin pretender mostrarme exagerada considero que es esto, lo que tiene a muchos individuos con mentes cauterizadas, y a otros dormidos. La falta de conciencia de que estamos viviendo el tiempo del que Jesús hablo diciendo: Por haberse multiplicado la maldad el amor de muchos se enfriará. (Mateo 24:12) Es sin duda el mayor problema que como sociedad tenemos. Ciertamente basta con detenernos a reflexionar en esto, para darnos cuenta que estamos ¡ya! En ese tiempo. Hoy vemos como a causa de la maldad familias, países, y el mundo entero. Sucumbe. Y la principal razón es: La falta de interés acerca de Dios. Muchos creen que por tener economía familia y salud, estables. No necesitan tener una relación estrecha con el dador de vida. Otros, piensan que Dios está allí solo para el momento que necesiten un favor de él. Y algunos, ”pocos por cierto” toman a Dios en cuenta para todo, porque han decidido vivir siguiendo los pasos de Jesús. A todos en general quiero invitarles a que junto conmigo avivemos el don que un día recibimos de Dios. Buscándole, pero no solo en una iglesia hecha por manos de hombres, sino más bien, dentro de nosotros por medio de su Espíritu Santo. Y que enseñemos a nuestros hijos a buscarle en espíritu y en verdad. Leamos la palabra de Dios para estudiarla y comprenderla, y preocupémonos para que esa palabra sea viva en nosotros, tomemos el consejo oportuno que posee, y no continuemos dormidos dejando que la maldad se siga multiplicando en medio nuestro, cierra tus puertas y balcones, con tu amor y fidelidad hacia Dios, para que la maldad pase de largo por tu casa, y aquel, que ha prometido guardarte hasta el final, te libre de tus enemigos.

Los días están difíciles, tal como lo dijo nuestro salvador la maldad se ha incrementado. Busquemos a Dios, ahora que contamos con el tiempo para hacerlo (Isaías 55: 6-7)

¡Feliz semana!

No hay comentarios

Dejar respuesta