Iglesias que no se encierran solo en cuatro paredes

0
294

IMG-20170604-WA0011

En el año 2000, la iglesia Alfa y Omega de las Asambleas de Dios, ubicada en el municipio de Chalchuapa, departamento de Santa Ana, trasladó las instalaciones del templo a una colonia de dicho municipio con una evidente necesidad en sus pobladores. Y no solo eso, sino también, con un alto índice de peligro por la criminalidad.

Esto no detuvo la visión de la iglesia de querer llegar a las personas de la comunidad, y no solo quedarse en eso. Si bien es cierto, es mandato del Señor Jesucristo que la iglesia evangélica predique el evangelio de salvación a todas las personas, no es mala idea que la iglesia haga algo más que eso, acercarse a las personas a través de obras sociales.

El 18 de octubre de 2015 se hizo realidad la iniciativa que por años la iglesia quería implementar. Y así nació H.O.P.E (Haciendo, Orando, Preparando, Evangelizando). “El Señor empezó a dar los pasos para comenzar este ministerio, él dio las estrategias y el plan de trabajo para comenzar”. “Decidimos llamar HOPE este ministerio infantil, ya que creemos que hay esperanza para la niñez” citó Celina Mendoza, directora del ministerio HOPE.

 

Además, agregó, que el propósito al trabajar con los niños de los alrededores de la iglesia es alcanzar, discipular y consolidarlos  para que ellos sirvan al Señor. “Queremos atender sus necesidades espirituales como sus necesidades básicas. Y es por eso que creamos el comedor infantil para los niños de la iglesia y de las comunidad”, dijo.

Jesús dijo que hay que amar al prójimo, cuidar a la viuda y al huérfano, acercarse y ver las necesidades de los demás. Siguiendo este modelo, la iglesia Alfa y Omega busca involucrarse con la comunidad y no solo encerrarse en cuatro paredes, y así acercarse a las personas de la comunidad. Lo que ellos buscan es mostrar y reflejar el amor de Dios para todos, sin ninguna distinción y excepción.

Por otra parte, las personas en esa colonia han conocido más a la iglesia y están más pendiente del trabajo que ellos realizan. Apoyan más las actividades y preguntan sobre las actividades, tratando de involucrarse en ellas. Y hay más seguridad para caminar en las calles ya que los mismos padres de familia están pendientes cuando los muchachos del ministerio pasan a recoger a los niños. Esto demuestra la aceptación que el trabajo de la iglesia a través del ministerio HOPE tiene en la comunidad.

David Delgado, pastor de la iglesia, comenta que no hay mejor manera de invertir el trabajo de la iglesia que hacerlo con los niños, ya que ellos son el futuro de la sociedad. También es sumamente importante rescatarlos de las garras de los fenómenos sociales como las pandillas.

No hay comentarios

Dejar respuesta