La práctica y teoría de los cristianos.

0
108

POR JULY DE SOSA

El conocido dicho popular “es más fácil hablar que actuar” también es usado para señalar a los cristianos. Esto porque mucha gente y más aquellos que no creen en la existencia de Dios, olvidan que el cristianismo es un nuevo estilo de vida que en la mayoría de los casos adoptamos en nuestra edad adulta, por lo tanto, nuestra conducta y pensamiento deberá ir mutando poco a poco, y no repentinamente como muchos piensan. Lo cierto es que por más enamorados que estemos del amor de Dios y de su obra en nosotros, nuestra naturaleza continuará aferrándose a todo lo que brinde placer y satisfacción, en tanto mengüemos y la nueva vida en cristo, crezca dentro nuestro. Recuerdo la confesión de Pablo, un hombre considerado grande en cuanto a amor y conocimiento del Señor. Este exclamo de forma melancólica: El bien que quiero hacer no hago, sino el mal que no quiero, eso hago (Romanos 7:19)

Considero que es precisamente por esto que los humanos tenemos prohibido juzgar a otros excepto a nosotros mismos, ya que no contamos con la capacidad de saber cuales son las luchas de cada uno, ni la fuente que les esta guiando para salir triunfantes. Eso es propio de cada individuo, antes bien nos haría como cristianos recordar a diario la recomendación de Jesús… no mires la paja que esta en el ojo de tu hermano, antes de ver y sacar la viga que está en el tuyo (Lucas6:41-42)

Sirva el consejo de Jesús para recordarnos que todos tenemos algo que cambiar o mejorar en nuestro comportamiento, antes de perder el tiempo señalando a otros. Para esto conocer la teoría escrita de Dios y ponerla en práctica, es clave para lograr el cambio y avance en nuestro nuevo estilo de vida, que todos y sin excepción necesitamos.

A menudo me preguntan acerca de aquellas  cosas que están escritas en forma clara y contundente, en la palabra de Dios, tales como: ¿Se pueden decir mentiras piadosas, es prohibido tatuarse el cuerpo, los homosexuales nacen o se hacen, se debe dar testimonio de creyente todo el tiempo y en todo lugar, si estoy realmente enamorada puedo tener relaciones sexuales, el diezmo debo entregarlo solo cuando tenga el deseo de hacerlo, si mi matrimonio no anda bien puedo ser infiel, el aborto deja de ser pecado si cuenta con un motivo fuerte para realizarlo? Estas preguntas sumadas a un millón más tienen su respuesta de la misma boca de Dios en su palabra escrita. La duda o desobediencia de las mismas, es lo que en la mayoría de veces hace que los cristianos, aunque conozcamos lo escrito, practiquemos lo contrario. Frente a esta realidad no podemos menos que esforzarnos cada día, en llevar a hechos lo que está escrito.

Demos gracias a Dios por las oportunidades de cambio, que con cada nuevo amanecer están disponibles para todos.

Deseo lo anterior sume teoría y motive a la práctica. ¡Feliz semana!

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta