¿Religión o relación?

0
211

POR JULY DE SOSA 

Se ha preguntado alguna vez ¿Qué tiene usted con Dios, una religión o una relación? Veamos la definición de cada una, para tener claridad del tema.

Religión: Conjunto de leyes y patrones a seguir para caminar con Dios, de manera impuesta o voluntaria.

Relación:  Necesidad de  conocer íntimamente a Dios, por medio de diálogos a diario con él, y de escudriñar su palabra, con deseo y anhelo de vivir a su manera y no a la nuestra.

Dios desde el principio quiso tener una estrecha relación con nosotros, vemos el ejemplo de esto, con el primer hombre Adán, las escrituran declaran que la voz de Dios se movía libremente en el huerto del Edén, pero a causa de la desobediencia de Adán y Eva, esa relación se perdió. Hasta que Jesús con su obediencia nos reconcilio con Dios padre. Resulta fácil practicar una religión, y confundirlo con tener una relación con Dios. La biblia pone el ejemplo de los fariseos, declarando de ellos que a pesar de que conocían las escrituras y “decían aplicarlas” eran “religiosos y desobedientes” Jesús en una ocasión les dijo: Tenía razón Isaías cuando profetizo acerca de ustedes ¡hipócritas! según esta escrito, este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.(Marcos 7: 5-6) La Religión nos hace creernos buenas y mejores personas que otras, por el simple  hecho de asistir a una  iglesia, tomar santa cena, ofrendar, cumpliendo con ello un programa dentro de la congregación. Pero a la hora de demostrar el amor que como hijos de Dios se nos demanda tener a la hora de perdonar ofensas, guardar nuestra lengua y dedo de no juzgar, y señalar, brindar una sonrisa de amabilidad, etc.  Somos hallados con pesa falsa.

Considero ¡increíble! Que en este tiempo en el cual tenemos facilidad para leer o escuchar, la palabra de Dios y des ignorarnos, todavía existen personas que se atreven a decir que aquellos que no se congregan en una iglesia específica, no son creyentes, o peor aún que es imposible tener una relación con Dios, si no se sigue una religión. Olvidando que quien tiene el poder para juzgar nuestra relación con Dios, es Dios. Nadie por muy preparado que este “teológicamente” tiene esa atribución de parte de Él, por lo tanto, aprovecharía seguir el consejo de Jesús: No, juzguen para que no sean juzgados. Es fácil decir que creemos en Dios lo difícil es obedecerle, y mostrar así nuestro amor por ÉL. Esto último se hace difícil cuando no lo conocemos íntimamente. Es por eso que considero que si bien es cierto que la religión ayuda a vernos como personas piadosas. Es la relación de día a día, con Jesús lo que provoca un cambio de adentro hacia afuera, y ríos de agua viva corren de nuestro interior (Juan 7:38)

Cuando renunciamos a tener una religión con Dios, y decidimos alimentar una relación íntima con él, llegamos a tener plena confianza en aquel que nos creó para amarnos y esa confianza nos hace estar tranquilos en sus manos.  Recordemos el nacimiento de Moisés, su mamá, no pudiendo esconderlo más lo dejo completamente en las manos de su Dios. La relación que tenía con Dios la llevó a pensar… No puedo ocultarlo más, pero mi Dios si sabrá como librarlo de la muerte. Hacer las cosas por tradición o por una ley no nos da la confianza, pero si el conocimiento que tengamos de Dios.

La religión es peligrosa porque suele ser suficientemente buena, como para buscar obedecer y conocer más de Dios. Jesús dijo: No todo el que me dice señor, señor entrará en el reino de los cielos, sino solo el que hace la voluntad de mi padre que está en el cielo.

¡Feliz semana!

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta