Iglesia en contra de la violencia hacia la mujer

0
327

Por: Erika Menjivar

Según estadísticas de las autoridades pertinentes en El Salvador afirman un alza en las cifras de feminicidios en el país en al año 2018 se reportan más casos que en el 2017 de violencia hacia la mujer. Con respecto a la problemática, la Iglesia Evangélica mantiene su posición en contra de la violencia hacia la mujer.

Según las estadísticas que reflejan los informes que brindó la Policía Nacional Civil (PNC), se contabilizan 135 femininicios del 1 enero al 15 de abril del 2018, con el aumento de 11 víctimas más en comparación al año 2017.

Especialistas, comentan su opinión al respecto de la situación: “Una mujer ha sido asesinada en El Salvador cada diez horas en los últimos diez años, frase muy dura y real de la violencia feminicida en nuestro país”, expresa el especialista en seguridad y criminólogo Ricardo Sosa.

“Efectivamente, tenemos un problema cultural en El Salvador, que nos induce a la violencia y que lamentablemente se ha venido enquistando en la forma de vida normal del salvadoreño”, comenta el Licenciado Ramón Rivera, presidente del Movimiento No Más Violencia.

Los problemas en la sociedad son resueltos con violencia, expresa Rivera “Esta problemática tiene solución, a pesar del apoderamiento de la violencia en la vida de la sociedad salvadoreña y la mejor forma de erradicar la violencia es el acto de fomentar valores desde la familia, pues son estos los que permiten una cultura de paz”

Por otra parte, al referirse a la violencia hacia la mujer, Rivera expresa que, el daño que se realiza hacia una mujer puede ser en diferentes áreas como psicológicas, físicas, sexual y espiritual, y esto crea una cadena de violencia, son características que se les hereda a las nuevas generaciones.

Es recomendable fomentar valores en el hogar, es más viable que un niño aprenda de valores morales, que un adulto, por el hecho de encontrarse en una etapa de absorber todo lo que se le muestre y más de las personas con las que tiene una comunicación directa y constante en su vida. En cambio en un adulto, es muy difícil porque ya tiene definidas sus creencias, su cultura y valores.

¿Qué se está haciendo la Iglesia para erradicar la violencia hacia la mujer? Según el Licenciado Ramón Rivera, el Movimiento No Más Violencia ayuda a la sociedad, implementa planes de capacitaciones en las Iglesias para que estas desarrollen actividades para fomentar un ambiente lejos de violencia.

El Movimiento No Más Violencia brinda las herramientas necesarias para que las personas dentro de la Iglesia sean entes de cambio y poder así empezar a realizar pequeños cambios en la sociedad.

Por su parte, el especialista en seguridad y criminólogo, Ricardo Sosa, en uno de sus artículos publicados en un periódico local describe las condiciones en las que se encuentran las mujeres salvadoreñas en concepto de violencia: “Día a día, cada año y por años las diferentes expresiones de violencia contra la mujer siguen presentes en toda la sociedad, no importando el nivel y estatus económico del agresor”, añade.

También, expresa Sosa su pesar con los mensajes que se ven diariamente en las redes sociales, desde memes o chistes muy ofensivos hacia la violencia contra la mujer, hasta el hecho que salieran a relucir más casos de feminicidios que han quedado impunes y no habían sido del conocimiento del público en general.

Es por eso, que él presenta los cuatro ciclos de conducta de un abusador: ciclo uno; se produce la tensión y enojo, estos momentos van de escalada, se destruye la comunicación y la mujer asume ser la responsable de la situación. Ciclo dos; se produce una explosión o incidente, en el cual se producen abusos verbales o emocionales, enfado, acusaciones , ira y enojo, en el tercer ciclo; surge la reconciliación o luna de miel, el abusador se disculpa, da regalos y dice cosas como: “no puedo vivir sin ti”. Finalmente, en el ciclo cuatro; no hay abuso, pronto el abusador estará listo para repetir el ciclo.

“Considero que el reto pendiente del Estado salvadoreño es el poder educar, capacitar, orientar, para que se logren empoderar para poder denunciar y desde la familia poder trabajar en la identidad y educación de las niñas”, argumentó Sosa.

“Tenemos un problema cultural en El Salvador que nos induce a la violencia y que lamentablemente se ha venido enquistando en la forma de vida normal del salvadoreño, resolver las cosas violentamente”

Lic. Ramon Rivera / Presidente “No Más Violencia”

“Día a día, cada año y por años las diferentes expresiones de violencia contra la mujer siguen presentes en toda la sociedad, no importando el nivel y estatus económico del agresor”

Ricardo Sosa / Especialista en seguridad y criminólogo

 

No hay comentarios

Dejar respuesta