Alianza Evangélica Latina se pronunció ante problemática migratoria

0
648

La Alianza Evangélica Latina, entidad representativa de las Alianzas, Confraternidades, Federaciones, Concilios y Consejos Evangélicos de 21 países Iberoamericanos, hizo un pronunciamiento por la problemática migratoria que afecta a varios países del continente, en asamblea conjunta y determinó diferentes términos.

 

Como primer punto sus autoridades expresaron la preocupación que tienen por la situación dramática que sufren los emigrantes durante su dura travesía, en la cual son objeto de violación a sus derechos humanos, así como la precaria condición que experimentan al llegar a su destino. Además añadieron que estas personas en la mayoría de casos suelen ser víctimas de xenofobia y discriminación, lo cual evidencia una de las mayores crisis humanitarias de los últimos tiempos.

 

Añadieron que lamentan las deportaciones masivas, particularmente las que se han producido en los últimos días hacia los países del triángulo norte de Centro América, y que contribuye a agravar la problemática social y económica de los mismos. Enfatizaron que la migración es un derecho humano; y que los migrantes deben ser respetados y tratados dignamente, por su condición de seres humanos. Los migrantes han sido y son parte de la existencia misma de las naciones. La multiculturalidad es una característica cada vez más presente en nuestro mundo globalizado.

 

Por su parte hicieron hincapié la Declaración del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos de los migrantes, en ocasión de la conmemoración del Día del Migrante, el año anterior, cuando expresa: “Todos los migrantes, en virtud de su dignidad humana, están protegidos por el derecho internacional de los derechos humanos, sin discriminación, en condiciones de igualdad con los ciudadanos, independientemente de su situación administrativa o de su condición. Sin embargo, a pesar del marco jurídico existente, los migrantes en todo el mundo siguen sufriendo abusos, explotación y violencia”.

 

También animaron a la iglesia y al pueblo evangélico iberoamericano para que se mantengan unidos en oración, pendientes del desarrollo de esta temática de tanta trascendencia internacional, el cual al afectar a una parte del Cuerpo, nos afecta a todos por igual.

Cerraron su discurso deseando bendiciones a la comunidad evangélica internacional.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta