Somos atletas espirituales

0
83

POR JULY DE SOSA

Los atletas son personas muy disciplinadas en su diario vivir con su nutrición, diversión, descanso etc.  Estas personas a las que muchos admiran por la definición en sus cuerpos y destrezas se han privado de ciertos placeres para poder competir y llegar a una meta.

Al Igual que las personas atletas de profesión, se abstienen de cosas que perjudican su camino para lograr ganar una medalla. Los creyentes, debemos de abstenernos de todo lo que va en contra de nuestra decisión de   caminar tras los pasos de JESUS. Y dedicarnos a trabajar para lograr “ganar la corona incorruptible de DIOS” Así lo enseña (1 de Corintios 9:24-24)

Los creyentes en Jesucristo, hemos recibido de Dios el regalo de su Santo Espíritu morando en nuestros cuerpos, con todo ese poder a favor nuestro, somos llamados a vivir en este mundo, sin, contaminarnos de él, debido a queestá en enemistad con Dios…Todo el que quiera ser amigo del mundo es enemigo de Dios” (Santiago 4:4) esto a causa de que, los caminos, a donde nos conducen los placeres de este mundo, difieren a lo que DIOS ha preparado para nosotros. En nuestra humanidad prevalece la inclinación a todo lo que nos separa de una relación con el Omnipotente, aun cuando hemos iniciado nuestro camino con él. Razón por la que somos Influenciables fácilmente como lo señala Gálatas 5:7. Vosotros corríais bien, ¿quién los estorbo para No obedecer a la verdad?

¿Quién los estorbo? El estorbo viene cuando descuidamos la preparación Física y Espiritual que debemos tener. “Preparación Física” es todo aquello que guarda a nuestro cuerpo de caer en tentación como amistades y costumbres viejas que quieren volver.

Preparación Espiritual, todo lo que fortalece y capacita a nuestro Espíritu…  Leer de manera comprensiva la palabra de Dios, Platicar con él a diario para conocerle y no solo para pedirle, escuchar Palabra en vivo, buscar consejo en aquellos que ya transitaron el camino en el cual posiblemente nosotros estamos.

Lo anterior ayuda a vencer cualquier tipo de motivaciónque ponga estorbo a nuestra elección de una nueva vida en Cristo, y a tener paciencia en la carrera que como atletas de espíritu tenemos por delante. Recordemos que el día que decidimos rendir nuestra vida a Dios por medio de la sangre de nuestro Señor Jesucristo. Iniciamos una carrera que tiene por meta un final de Satisfacción, que al igual que a Pablo, nos permitirá decir…He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor,  Juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (2 TIMOTEO 4:7-8)

No hay comentarios

Dejar respuesta