Mundo Budista: Un mundo por alcanzar

0
245
Fotografía tomada de om.org Pie de foto: Hombre tailandés con "Kasa", vestimenta tradicional de los monjes budistas. Suelen ser de tejidos como algodón, seda o lino. Tiene una forma rectangular, la unión de los trozos forman bandas que están cosidas entre sí, asemejándose a un campo de arroz.

El budismo es la cuarta religión más importante en el mundo con alrededor de 535 millones de practicantes, quienes representan entre el 8 y 10% de la población mundial total, pero se concentra en el continente asiático. [1]

Historia

De acuerdo a la historia universal el budismo tiene su origen en la India, permaneció y se extendió en el país hasta la Edad Media; fundada por Buda Gautama,  quien estableció sus tradiciones, creencias religiosas y prácticas espirituales.

El budismo es definido como una «doctrina filosófica y espiritual» no teísta perteneciente a la familia dhármica[2], derivada del brahmanismo[3] y, según el vedismo[4], de tipo nástika[5], pero también para otros es considerada una religión. 

Práctica

A quienes practican el budismo, se les conoce como budistas y creen en la reencarnación.  Es decir, creen que la muerte no es el final, sino que una persona renace después de morir. Los budistas creen que encontrar la iluminación, o Nirvana, es la clave para detener el ciclo del renacimiento.

Existen dos ramas principales del budismo: Theravada (Escuela de los Ancianos) y Mahāyāna (El Gran Camino), difieren acerca de la exacta naturaleza del camino a la liberación; la importancia y el valor canónico de varias escrituras y enseñanzas, auto conocimiento y, especialmente, en las respectivas prácticas del budismo.

Hay muchos países que tienen una alta proporción de seguidores del budismo. De acuerdo a la página web World Population Review, el país con la mayor proporción es Camboya. De su población de 15 millones, unos 13 millones, lo que representa el 96.9% de la población total, son budistas.

Otros países que tienen un alto porcentaje de residentes budistas son:

Tailandia, por ejemplo, donde el budismo es la religión mayoritaria y la oficial del Estado. El Rey tailandés debe ser budista para ascender al trono. Tailandia es la sede de la Comunidad Mundial de Budistas y de la Universidad Mundial Budista.

 En Myanmar, la situación del budismo es contradictoria puesto que, mientras algunas organizaciones de derechos humanos aseguran que el gobierno apoya al budismo y es difícil para las personas de otras religiones ascender en el ejército -y por ende, en la política birmana- y se acusa al gobierno birmano de realizar una limpieza étnica contra minorías como los musulmanes cham. Seguidamente se encuentran Bután, Sri Lanka, Mongolia y Laos, este último a pesar de ser un país comunista, el budismo también es mayoritario.

Cada una de las naciones enumeradas anteriormente tiene una población budista que constituye al menos el 55% de la población total. Sin embargo, estas no son las únicas naciones que tienen millones de residentes budistas. Los países con poblaciones budistas que representan al menos el 10% de la población total incluyen:

Japón, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Malasia, China, Macau, Vietnam, Hong Kong, Islas Marianas del Norte y Nepal.

A pesar de concentrarse en Asia, en occidente el budismo tiene buena implantación en Estados Unidos con unos 6 millones de seguidores, y en Europa con 2 millones. En América Latina, los países con mayor implantación son Argentina en donde está reconocida por el Estado, así como también se goza de reconocimiento por el Estado en Panamá, Costa Rica, México y Brasil.

Desafío para el cristiano

Como es evidente, el budismo está presente alrededor de todo el mundo y su crecimiento continúa. Pero, ¿Estas cifras inquietan el corazón del cristiano? Al final los números, no son sólo números, aquí esos números representan millones de almas que aún no conocen la verdad sobre el Dios de Israel y que aunque lo ignoran son parte del plan de salvación, pero su papel en la historia no está siendo tomado en cuenta.

La necesidad por llevar el evangelio a muchos se incrementa a diario, el continente asiático es uno de los más densos poblacionalmente hablando, por lo que la actitud de la iglesia debe pasar de ser un espectador a hacedor, el llamado a los obreros debe ser masivo como su demanda.

De acuerdo a Joshua Project, la comunidad budista se compone de 667 grupos étnicos, de estos 524 se consideran no alcanzados. En total, se calcula que  para alcanzar a los 500 millones de budistas serán necesarios, unos 5,000 obreros, es decir, un cristiano para 50,000 budistas; algunos obreros ya están en el campo, pero el resultado debe multiplicarse para conseguir que todos escuchen el plan de salvación.

El budismo es un desafío para el cristiano, ellos necesitan del amor de Jesús, de su perdón y salvación, pero ¿Cómo alcanzar a millones desde el otro lado del mundo?

La respuesta es muy sencilla, si conoce las tres formas de hacer misiones, que también son las bases del trabajo en Operación Movilización: Orar, Dar e Ir, la triada perfecta para interceder, proveer y animar en pro del cumplimiento de la Gran Comisión.


[1] Estadística tomada de World Population Review

[2] Es una palabra sánscrita que significa ‘religión’, ‘ley religiosa’ o ‘conducta piadosa correcta’. ​ Con ligeras diferencias conceptuales, se utiliza en casi todas las doctrinas y religiones de origen indio (las religiones dhármicas), como el budismo, el hinduismo, el jainismo y el sijismo.

[3] El brahmanismo es una religión de transición entre la religión védica (terminada hacia el siglo VI a. C.) y la religión hinduista (que comenzó hacia el siglo III d. C.).

[4] El vedismo es la religión del período védico, (composición de los vedas, textos sagrados de los indoarios) históricamente anterior al hinduismo.

[5] Nástika: es el antónimo de ástika, y literalmente significa ‘que no cree’, ‘no creyente’, ‘no piadoso’ o ‘impío’. En el contexto de las religiones dhármicas, nástika se refiere a no creer en la autoridad de las escrituras sagradas.

Mapa tomado de Future of the Global Church

No hay comentarios

Dejar respuesta