COMO ENFRENTAR EL ESTRÉS

1
190

Hay muchas personas que pasan todo el tiempo tensionados, frenéticos con las cargas de la vida y no saben que hacer, y van de un lado a otro siempre apurados y ansiosos y hasta llegan a pensar que algo anda mal si se encuentran en un espacio de quietud o calma.

El secreto de la satisfacción está en Jesucristo y él quiere que nosotros, así como las ovejas, aprendamos a estar en quietud y calma. La palabra de Dios dice en Salmos 23:1-2 “Jehová es mi pastor, nada me faltará; en lugares de delicados me hará descansar, juntos a aguas de reposo me pastoreará”

Desde la perspectiva humana no nos gusta que nos comparen con las ovejas, pues se sabe que las ovejas son poco listas, totalmente indefensas y no tienen sentido de ubicación, pero el Señor lo hace en su palabra; y a raíz de esas características, es importante que las ovejas tengan un pastor que las guie, las cuide y las busque cuando se pierden.

Las ovejas comen un poquito por acá y otro poquito por allá y poco a poco se van alejando del pastor y cuando se dan cuenta se han salido totalmente del redil y ya no saben cómo regresar. En nuestra naturaleza así como las ovejas, está la inclinación de alejarnos de Dios, nos distraemos fácilmente con las cosas seculares del mundo y cuando nos venimos a dar cuenta estamos lejos con lobos a nuestro alrededor o en lugares de donde no podemos salir solos. En ese momento llega la preocupación, la tensión y angustia, porque nos alejamos de Dios no sabemos que hacer, ni a quien recurrir.

Pero debemos recordar la seguridad que tenemos en nuestro pastor, Jesus dijo: “Yo soy el buen pastor” él no solo nos creó, sino que también nos guía, nos cuida y su misericordia es tan grande cada mañana, que cuando estamos perdidos nos busca para que volvamos al redil y si nos encuentra heridos y golpeados; nos limpia, nos venda y nos lleva de regreso a casa.

Isaías 40.11 dice: “Como un pastor que cuida su rebaño, recoge los corderos en sus brazos; los lleva junto a su pecho, y guía con cuidado a las recién paridas”.  Esto es maravilloso, nuestro pastor es tierno con cada uno de nosotros y el ver que nuestro pastor nos da lo que necesitamos y no lo que merecemos debe ser suficiente para alentar nuestra alma y espíritu.

Así mismo también debemos recordar que nuestro pastor es valiente “El buen pastor su vida da por sus ovejas”.  Jesus no solo dió su vida en la cruz del calvario, sino que día a día sigue cuidando de nosotros, pelea por nosotros y nos defiende. Su palabra lo dice expresamente “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende” Nadie podría llegar a nuestra vida a hacernos daño, a menos que nosotros mismos quitemos a Dios de nuestras vidas.

Y como si fuera poco, Jesus no solo es misericordioso y nos cuida, sino que también nos da la suficiencia. La mayoría de preocupaciones de las personas están relacionadas con lo material (comida, vestido, estudios, medicina etc). El señor nos dice en su palabra en Mateo 6.25 “Por eso os digo, no os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que la ropa?” Jesus no dijo que estas cosas no sean importantes, sino que debemos ponerlas en la perspectiva correcta. Por eso dijo “mas primeramente buscar primero las cosas del reino y todas las demás serán añadidas”

Ahora bien, reflexionemos en el versículo inicial; los delicados pastos representan la palabra de Dios, las aguas de reposo representan la quietud del Espíritu santo de Dios. Entonces nuestra satisfacción debe estar en él. La tensión en nuestra vida es un reflejo que las necesidades de nuestro corazón no han sido satisfechas. Cuando estamos bajo tensión, la mayoría de personas, buscamos refugio en diferentes actividades incorrectas que nos alejan aun mas de Dios y poco a poco nos van incrementando mas esa sensación de vacío, de impotencia y que nuestros problemas no tienen solución. Muchos se refugian en las relaciones amorosas ilícitas, otros en la música, otros en fiestas, otros en drogas y alcohol; algunos parecieran que no están afectados porque no hacen nada socialmente incorrecto, pero viven cada día con actitudes dañinas y toxicas, la más común es la neurosis y otros, su depresión es tan grande que tristemente toman decisiones trágicas ante este fenómeno.

Infelizmente, algunas personas se pasan toda vida haciendo equilibrio entre el bien y mal, y terminan cayéndose y resultan muy golpeados; a este punto usted sabe que ha intentado de todo y no ha logrado sentirse verdaderamente libre y en paz. ¿Desea seguir envenenándose con fármacos – relajantes o seguir en esos círculos tóxicos de vida que lleva en donde logra sentirse feliz y bien por momentos pero al cabo de 2 o 3 días vuelve a sentirse abrumado, triste, solo e impotente?

Ahora usted está frente a la decisión de seguir viviendo estrangulado por la ansiedad de sus problemas o darse cuenta que se encuentra perdido y que debe volver al redil y dejarse pastorear por Jesus.

Tatiana Rodríguez de Cornejo

1 Comentario

Dejar respuesta