Dos mil años de Iglesia en la tierra

1
271

Si hacemos referencia al año cero como el año que nació Jesús, sabemos entonces que murió el año 33.Ese año nació la Iglesia cuando los discípulos fueron llenos del Espíritu Santo el día de Pentecostés.

Desde ese día hasta hoy existe la iglesia cristiana, la única y verdadera iglesia, la que

Cristo mismo anunció que edificaría. Los apóstoles y los primeros discípulos parecieron entender que el propósito fundamental del Señor al establecer su iglesia era establecer el reino de Dios sobre toda la tierra mediante la proclamación del evangelio por todo el mundo, creyendo que el Señor añadiría cada día a la iglesia los que habrían de ser salvos.

Muy pronto se dieron cuenta los cristianos que cumplir la gran comisión que el Señor había dejado no era una tarea fácil, que requería enfrentar gran oposición, tan grande oposición que anunciar el evangelio traía rechazo, persecución, grandes peligros y hasta la misma muerte.

La historia de la iglesia cuenta los mártires por miles. Todos los apóstoles enfrentaron el martirio por causa del evangelio. Las arenas de los circos y coliseo romano fueron empapadas con la sangre de muchos verdaderos creyentes en Jesucristo con gran valor, sin cobardía.

El Nuevo Testamento relata fidedignamente los sufrimientos y agonías no solamente de  nuestro Señor Jesucristo, sino también del apóstol Pablo, Esteban, Jacobo y otros. Ninguno de ellos rehusó cumplir su responsabilidad amando más su propia vida y los placeres terrenales, estos líderes de la iglesia primitiva sólo tenían en su corazón una pasión por llegar tan lejos posible anunciando el bendito evangelio de Jesucristo guiados únicamente por la luz del Espíritu Santo.

Todos estos hechos están certificados no solamente por las sagradas escrituras sino también por historiadores de la antigüedad como Flavio Josefo. De tal manera que podemos darnos cuenta hoy, dos mil años después, que la iglesia abrazó fielmente las enseñanzas del Señor y los apóstoles, y no dudó en seguir el ejemplo de ellos.

El modelo de iglesia perseguida demostró ser altamente eficaz para la extensión del evangelio, pues lo que sucedió fue que entre más persecución y mártires había, la iglesia se extendió de manera vertiginosa, Algunos historiadores creen que al final del siglo tercero, la mitad de los habitantes en el imperio romano habían sido alcanzados por el evangelio.

Por supuesto, no había en esos días católicos ni evangélicos, los creyentes eran conocidos como cristianos, por ser seguidores de Cristo, y esa era suficiente identidad. Cuando Roma perseguía, lo hacía contra los cristianos sin hacer diferencias entre ellos. El decreto de Nerón contra los cristianos inició una cruenta persecución que los creyentes conocían, ellos tenían claro que su fe los podría llevar a la muerte, y no se resistieron.

El testimonio de la iglesia primitiva es el testimonio que la iglesia actual deberíamos de anhelar vivir. Después de dos mil años parecemos ignorar las glorias que por amor a Cristo nos heredaron los primeros cristianos.

Es importante que el liderazgo actual de la iglesia cristiana conozca la manera que los primeros creyentes hicieron iglesia, y reconocer que nos hemos apartado del modelo bíblico. Volver a las raíces debe ser la demanda que el Señor nos exige y es nuestra responsabilidad cumplirla y así extender la verdadera iglesia hasta los confines de la tierra.

1 Comentario

  1. Excelente reportaje de la histora de la iglesa hay datos y acontesimientos que Muchas veces desconocemos y que es necesito manejar como cristianos.. felicidades al editor bendiciones

Dejar respuesta